Los estadounidenses tendrán ahora más dificultades para tratar de averiguar dónde nació, creció y fue sacrificado el animal cuya carne roja están consumiendo. El Congreso derogó el mes pasado una ley de etiquetado que obligaba a los minoristas a incluir el país de origen de la res o el cerdo en los paquetes de carne.

La industria de la carne luchó contra esa ley en el Congreso y en las cortes desde el 2000.

Los legisladores alegan que no tuvieron más remedio que revocar las normas después de reiteradas resoluciones de la Organización Mundial del Comercio (OMC). El organismo autorizó recientemente a Canadá y México para que apliquen represalias económicas contra Estados Unidos por más de $ 1.000 millones.

“Los exportadores estadounidenses pueden ahora suspirar de alivio”, dijo el senador Pat Roberts, republicano por Kansas, presidente de la comisión del Senado para nutrición y recursos agrícolas y forestales.

El funcionario ayudó a colocar la derogación en un masivo proyecto de presupuesto a fines del año pasado.

Los grupos defensores de los consumidores en EE.UU. dicen que la derogación es decepcionante en momentos en que las personas están pidiendo más información sobre el origen y procesamiento de sus alimentos. Agregan que las etiquetas ayudan a tomar decisiones de compra informadas y alentar el consumo de carne local.

El Congreso hizo obligatorias las etiquetas por primera vez en 2002, en medio de temores de que el ganado importado tuviera la enfermedad de las ‘vacas locas’. Pero se concretaron hasta 2009 por retrasos generados por la industria cárnica.

Fuente: El Universo| ElProductor.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here