Las organizaciones campesinas de Tungurahua que forman parte del Fondo de Páramos y Lucha Contra la Pobreza expusieron sus logros en los proyectos productivos que benefician a estas comunidades que a su vez cuidan de las cumbres y el ambiente en donde se genera el agua para las ciudades.
La exposición de los proyectos productivos de las organizaciones indígenas y campesinas se realizó en la Casa del Portal, con motivo del Día de Agua. Ahí también se expuso los resultados del trabajo que se financia sobre la base del aporte del Gobierno Provincial e instituciones locales y del Estado.
Una de las localidades beneficiadas de este programa es La Estancia, perteneciente a la parroquia San Fernando, ubicada al noroccidente de Tungurahua.
En esa zona vive Encarnación Zumbana, quien combina su actividad en el hogar con la agricultura y la producción de plantas medicinales. Como un producto innovador ella junto a sus compañeras elabaron extracto de plantas como el eucalipto, valeriana, menta, mashua, ruda y pino. También venden hojas secas de las mismas plantas para uso medicinal y gastronómico.
Otro estand de exhibición lo ocupó la Asociación Flor de Vida de la parroquia Quisapincha. La técnica Susana Porras explicó que el Fondo de Páramos permitió la inversión en proyectos productivos agrícolas y artesanales. “Logramos recuperar los cultivos indígenas como el melloco, la oca, rábano, entre otros”.

Vida y conservación
Porras destacó que las personas que viven en la ciudad, en su mayoría no conocen el gran esfuerzo que representa el conservar el entorno para las familias campesinas. “Solo abrimos la llave, pero no conocemos los esfuerzos que se hicieron para conseguir el líquido vital”.
El dirigente Francisco Angulo, de Tamboloma, resaltó que el Fondo de Páramos permite mejorar el nivel de vida de las comunidades con el financiamiento de programas de reactivación agrícola. Esta localidad exhibió su producción de col, coliflor, perejil y papas.
Además, en una maqueta presentaron las zonas de páramos protegida en donde se conserva la vegetación que permite el almacenamiento del agua para las ciudades.
Con los recursos del Fondo se conservaron 120 hectáreas en Tamboloma, 118 hectáreas en La Esperanza, entre otros 14 planes de manejo de páramos que benefician al ambiente y a las comunidades.
El secretario técnico del Fondo, Oscar Rojas, destacó el aporte de la las instituciones locales y la inversión realizadas durante el 2015, lo que permitió regalías que bordean los 200.000 dólares que se invierten en proyectos de conservación de páramos y de apoyo productivo para los habitantes de las montañas.

 

 

Fuente: La Hora | ElProductor.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here