Pequeños productores de las parroquias Lizarzaburu, Yaruquíes y Licán, del cantón Riobamba, provincia de Chimborazo, asistieron a una capacitación sobre el proceso de ensilaje, organizada por el Ministerio de Agricultura, Ganadería, Acuacultura y Pesca (MAGAP), a través de la Dirección Provincial de Chimborazo.

El propósito de esta capacitación es que los ganaderos tengan una fuente de alimentación para su ganado, que están en la fase de producción de leche.

Rafael Pilco, representante de la organización Agua Saca de la parroquia Yaruquíes, dijo, que va a la capacitación “porque el MAGAP está ayudando a todos los productores agrícolas y ganaderos”.

Al sitio donde se dictaría la capacitación llegaba uno a uno. Todos con el interés de aprender, ya que el cultivo de maíz para ensilaje toma importancia como base forrajera en muchos predios de productores de Chimborazo.

Gracias a la utilización de la maquinaria de ensilaje de propiedad del MAGAP, los agricultores aprendieron a elaborar este tipo de alimento.

Ernesto Benalcázar, productor de El Batán, explicó que elaboran ensilaje de maíz con el propósito de hacer mejoras en la alimentación del ganado.

Benalcázar posee 15 vacas lecheras con un promedio de 15 a 20 litros cada una. Contó que en el ordeño de la mañana administra cuatro sacos de ensilaje, mientras que en la tarde de cuatro a cinco sacos, más el balanceado.

Afirmó que al alimentarse con el ensilaje, la producción de leche sube entre 20% y 40%, además de que el ganado mejora sus condiciones.

Benalcázar declaró que “con la asistencia técnica del MAGAP-Chimborazo se hizo ensilaje con el maíz sembrado en aproximadamente una hectárea. Hemos obtenido un rendimiento muy fructífero en el sistema de producción, tanto en choclo como en hoja de maíz”, dijo al explicar que con las fundas de plásticos deben ser apropiadas para guardar el material forrajero.

Precisó que en cada bulto de aproximadamente de 45 kilogramos de peso de ensilaje de maíz rocían una porción pequeña de compuesto líquido, que es preparado en un tarro de 100 litros, donde se coloca 80 litros de agua, 10 litros de melaza y 10 libras de sales minerales.

El ensilaje es una fuente de vitamina A, aprovecha todas las partes de la planta, economiza alimentos concentrados, aumenta la capacidad para sostener más animales por hectárea.

Además, permite almacenar alimento en tiempos de cosecha y suministrarlo en tiempo de escasez, conservando calidad a bajo costo, permitiendo aumentar el número de animales por hectárea o la sustitución o complementación de los concentrados.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here