En Crucita, Manabí, y en la vía Monteverde-San Pablo, Santa Elena, se realizan trabajos de enrocado para evitar que los oleajes causen afectaciones a vías o casas de esas zonas.

El enrocado de protección que se construye entre Monteverde y San Pablo, en la Ruta del Spondylus ya no será de 500 m, como estaba previsto, sino de un kilómetro, según Martín Dunn, director del Ministerio de Transporte y Obras Públicas (MTOP) en Santa Elena.

El pasado 15 de enero se reportó un primer daño en la berma de la vía por un fuerte oleaje; siete días después se afectaron otros 300 m de la carretera. Los trabajos de reparación empezaron el pasado 28 de enero.

“Con lo que estamos haciendo protegemos la vía”, dijo Dunn sobre las tareas de ampliación del enrocado.

Los trabajos, que tienen un avance de más del 50%, consisten en la colocación de piedras que son recubiertas con material geotextil, que evitará que el golpe de las olas socave nuevamente el terreno.

En Manabí

Mientras en Crucita, Manabí, se hace un trabajo preventivo de enrocado para proteger la zona costera y las casas.

Diego Vélez, jefe del departamento de Obras Públicas del municipio de Portoviejo, manifestó que los trabajos han tenido un costo de aproximadamente $ 300 mil, destinados a proteger el área afectada de Los Arenales, unos 200 m, y a la altura de la comunidad de Los Ranchos, que tiene unos 500 m con daños.

El cabildo realiza una evaluación de los trabajos para definir la intervención. “Lamentablemente los recursos no nos van a alcanzar para intervenir en toda la longitud afectada, tenemos que hacerlo en los sectores más críticos”, añadió Vélez.

Además, a mediados de año se iniciará la construcción de viviendas para quienes habitan en zonas vulnerables a oleajes. Las casas estarían listas a finales de este año.

 

 

 

Fuente: El Universo | ElProductor.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here