En la Amazonía, la disponibilidad de suelo y agua permitió paulatinamente la crianza del pez ‘cachama’ (también conocido como cherna) en las cabeceras de Bobonaza, en las parroquias Veracruz, Simón Bolívar y Pomona; y en zonas del interior de Sarayaku, en el cantón Pastaza.
En esos sectores en 2015, el Ministerio de Agricultura, Ganadería, Acuacultura y Pesca (Magap) apoyó a cerca de 255 productores con la dotación de 113.990 alevines por el valor de $ 5.700.
María Morocho, quien se dedica a la piscicultura hace 11 años, indicó que la asistencia técnica del Magap ha permitido capacitarse y aumentar su producción. Los fines de semana vende dos quintales de cachama ($ 1,5 la libra) en el Puyo y en Shell. “En el futuro las ventas aumentarán cuando se construya la planta de procesamiento de especies acuícolas amazónicas”, indicó.
Los cultivos podrían exportarse
A través de la Agenda de Transformación Productiva Amazónica (ATPA), el Magap motiva a la población a cultivar y exportar peces nativos.
Dentro del ATPA, la Federación Provincial de Organizaciones Agrícolas y Piscícolas de Pastaza está dedicada a implementar una planta procesadora de especies acuícolas. Su propósito es fortalecer la cadena productiva de tilapia, cachama y sábalo.
Yasmani Cruz, técnico de la Unidad de Acuacultura del Magap, explicó que los piscicultores reciben asistencia técnica gratuita, alevines, implementación y rehabilitación de unidades de producción piscícola, (a través de proyectos de inversión, cuando se posee financiamiento), comercialización del producto (ferias ciudadanas) y nexos con empresas de procesamiento.
Para acceder a los beneficios, los piscicultores deben estar acreditados en el Magap, tener legalizado el predio donde se ejecutarán los proyectos, contar con la certificación de la comuna y poseer un terreno apto y disponibilidad de agua.
Cruz agregó que los técnicos apoyan al productor, desde la consecución de semilla de calidad hasta la siembra, para evitar mortalidades al inicio del proceso productivo. También se hace seguimiento del crecimiento y engorde de las especies implementadas, y, en el acompañamiento de la cosecha, la poscosecha y comercialización.
Pablo Landívar, director Provincial Agropecuario de Pastaza, indicó que el personal transfiere tecnología, da asistencia técnica, capacita a los beneficiarios en los diversos proyectos, y entrega los alevines de cachama, por medio del laboratorio de producción administrado por la Subsecretaría de Acuacultura.
La recuperación del ‘paiche’
El Magap ejecuta proyectos de investigación y producción del ‘paiche’ (Arapaima gigas), una especie nativa de la Amazonía que se extingue. “Para evitar que eso ocurra estamos en la fase de adaptación y desarrollo, con el fin de proporcionarles a los productores el paquete tecnológico para desarrollar este cultivo con fines de exportación”, expresó Landívar.
En Pastaza, la Asociación Piscícola Tarqui busca la conservación del paiche. Su presidente, Henry Morales, manifestó que sembraron 200 peces, pero por el manejo empírico solo quedaron 12 paiches.
Con el apoyo del Magap, sin embargo, gestionaron insumos para tratar y curar los peces. También coordinaron con la Universidad Estatal Amazónica para determinar su sexo, tomarles pruebas de sangre e identificarlos mediante chips. “Ahora sabemos que tenemos 7 machos y 5 hembras con edades entre 10 y 11 años. Solo espero que el proyecto se mantenga para lograr la reproducción”, dijo Morales.

Fuente: El Telégrafo | ElProductor.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here