Panama Organics es una compañía que produce su propia variedad de mango amarillo ecológico, la Lady Victoria. Este producto de nicho es el resultado de más de 25 años de investigación y desarrollo para obtener un cultivar único. Este extenso trabajo es la razón de la exclusividad de esta fruta. Ahora, la compañía, que distribuye sus productos en sus países vecinos y en el mercado interno, empezará a exportar a Europa.

El mango Lady Victoria se diferencia de otros mangos por ser una variedad amarilla, en contraposición con las tonalidades verdes y rojizas a las que están acostumbrados los consumidores europeos. “A diferencia del Keitt o el Kent, que poseen una pulpa fibrosa, el Lady Victoria carece de fibras”, explica Andrew Winstead, de Panama Organics. “Además, posee un nivel Brix ligeramente mayor y es similar en tamaño y forma, aunque un poco más oblongo y alargado”. Sin embargo, su característica principal es su aroma. “Se trata de un mango extremadamente aromático, una cualidad que no suele tenerse en cuenta, pero que se percibe en el supermercado o en el hogar, ya que llena la habitación con un aroma único y exquisito”, añade el productor.

El mango Lady Victoria es el producto principal de Panama Organics, que también produce y exporta aguacate Hass, maracuyá amarillo y lima persa. Exporta a los Estados Unidos y, para procesos de valor agregado, ahora la compañía tiene su mirada puesta en Europa, tras una experiencia adquirida a lo largo de cuatro generaciones.

Una de las razones es el aumento de la demanda de frutas exóticas y productos ecológicos saludables en los países europeos, fruto del cambio de mentalidad a favor de una alimentación saludable que se da en el continente. Además, Europa es un mercado muy estricto en lo relativo a los residuos y a las certificaciones ecológicas y de sostenibilidad, algo que, según Winstead, es acorde a la filosofía de la compañía.

El productor defiende que los productos ecológicos, aunque aparentemente son más caros que los convencionales, a la larga resultan más baratos, ya que los convencionales no cuentan todos los costes de salud, deterioro del suelo, etcétera, que provoca el uso de fertilizantes y pesticidas. Considera que los consumidores son cada vez más conscientes de ello y que pronto cambiará la perspectiva general sobre el coste de los productos ecológicos.

Winstead reconoce que la Fruit Logistica 2016 ha sido su primera visita como exportador a Fruit Logistica. Ha quedado entusiasmado por la manera de hacer negocios de los empresarios europeos y por su grado de concienciación por la agricultura biológica, otra razón para elegir el mercado europeo, junto con su creciente demanda.

Panama Organics está estableciendo unas 2.000 hectáreas de mangos ecológicos (mayoritariamente Lady Victoria) en la provincia de Coclé, Panamá, con un volumen estimado de 30 toneladas por hectárea, es decir, un total de 60.000 toneladas, de las cuales la compañía vende todo lo que puede en el mercado interno (que no es muy grande) y exporta el resto. Su temporada transcurre entre mayo y julio, más o menos al mismo tiempo que la de Costa Rica y México, aunque el exportador no considera que compita con los otros países, ya que su variedad no existe en ningún otro lugar. “Es más bien un nicho de mercado. México o Perú cultivan otras variedades”, argumenta.

Sin embargo, este año la temporada se verá alargada a causa de El Niño. A diferencia de los efectos habituales, que suelen ser negativos, el fenómeno meteorológico parece haberle venido muy bien a Panama Organics. “Para otros países, El Niño se traduce en muchas lluvias; en Panamá, el efecto es a la inversa: tenemos sequía”, explica el productor. Sin embargo, la compañía está preparada para esta sequía y dispone de muchos recursos hídricos, como pozos de aguas subterráneas y lagos artificiales, de modo que la sequía no le perjudica, sino que la disminución de la humedad relativa del aire elimina todo tipo de hongos y nematodos. “El Niño ha prolongado nuestra temporada de verano casi dos meses, hasta septiembre, de modo que ha sido más bien positivo, gracias a que estábamos preparados para ello”, añade.

En cuanto a los mercados asiáticos, el productor prefiere ir poco a poco y afianzar primero el mercado europeo. “En la Fruit Logistica, había muchas partes interesadas de Oriente Próximo y algunas de Asia”, relata. “Conforme vayan entrando en producción más hectáreas de nuestra variedad, tendremos más volúmenes disponibles para cualquier mercado que esté interesado. Ahora queremos ser muy cautelosos, ya que nuestra filosofía es prometer poco para cumplir mucho”, reconoce, y añade que prefiere aprender las peculiaridades de cada mercado antes de lanzarse de cabeza. “No nos expandimos rápido, pero sí nos expandimos correctamente”.
El tiempo de tránsito de los mangos de la compañía desde Panamá hasta el puerto de Róterdam, una de las entradas principales a Europa, es de 14 días, la mitad de tiempo que el de la mayoría de los mangos. Para el resto de países con los que no son capaces de reducir los tiempos de tránsito de esta manera, se utiliza el transporte aéreo.

A causa de los altos estándares de la exportación, las mejores frutas se destinan al mercado fresco y el resto, al procesado. Sin embargo, los mangos requieren un delicado proceso de manipulación. “Si, durante la cosecha, una gota de savia cae sobre un mango, se queda una mancha y hay que sacrificar una fruta perfectamente apta para el mercado fresco y enviarla al procesado”, añade. La compañía dispone de sus propias instalaciones para el procesado. “Tenemos congelación rápida (IQF); también hacemos pulpas y purés, y mangos deshidratados”, enumera Winstead. “Es nuestra gran industria y uno de nuestros mayores consumidores es Estados Unidos a través de compañías de zumos, una tendencia en todo el mundo”, concluye.

Fuente: Fresh Plaza | ElProductor.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here