En algunos sitios del país el tránsito vehicular está interrumpido por deslizamientos que bloquean tramos de las vías. Hay zonas en las que se deben tomar rutas alternas.

En la carretera Cuenca-Molleturo, que conecta Cuenca con Guayaquil, se presentaron dos inconvenientes por las lluvias. Uno, en el km 88, donde hubo un deslave que interrumpió el tráfico vehicular, pero fue habilitado luego por maquinaria del Ministerio de Obras Públicas (MTOP). Mientras, en el km 92,5 se presentó un hundimiento del carril izquierdo con sentido Molleturo-Puerto Inca, en el sector conocido como El Progreso, que pertenece a Tamarindo, parroquia Molleturo.

Una cinta amarilla con la advertencia de peligro, unas ramas y una llanta servían para advertir a los conductores del daño de unos 40 m de la vía. A las 16:30, técnicos del MTOP informaron que la afectación se amplió a 100 m, es decir, 60 m más de hundimiento.

Pablo Cordero, director del MTOP en Azuay, aseguró que un equipo de técnicos evalúa los riesgos de la quebrada junto al carril dañado.

En tanto, una fuerte lluvia se repitió la noche del martes en el sitio Sarayunga, en Pucará, Azuay, y nuevamente se llevó la alcantarilla colocada el lunes para habilitar el paso, este daño dejó incomunicadas a las provincias de El Oro y Azuay.

“Estamos atrapados con mercadería que debemos llevar a Machala, el riesgo es que se pierda todo”, dijo Marco Pineda, transportista. Señaló que esperaron varias horas y no lograron pasar. La vía alterna, Chilcaplaya-Uzhcurrumi-Quera, presentaba varios deslaves.

“El paso alterno que tenemos es estrecho y solo podrán cruzar vehículos livianos y buses, pero los camiones de carga tendrán que esperar”, dijo Rogelio Reyes, alcalde de Pucará.

El Comité de Operaciones de Emergencia de Pucará se activó desde el martes para coordinar los trabajos de reparación del ducto y prestar ayuda a las diez familias afectadas por el ingreso de lodo y agua.

“Tienen que hacer una obra que sirva y no ponga en riesgo a las familias”, señaló Guillermo Cedillo, morador del sitio.

Reyes indicó que la ubicación de un puente bailey se sugirió como una solución a corto plazo. “Aquí debe construirse una estructura de hormigón para evitar nuevos daños, porque el volumen de aguas lluvias es muy grande”.

Mientras, ayer también se reportaron inconvenientes en la carretera Puyo-Canelos, como el deslave de material pétreo a 2 km de la vía principal de la capital de Pastaza.

La Secretaría de Gestión de Riesgos y la Prefectura de Pastaza, con maquinaria pesada, limpiaron la mitad de la vía para abrir el paso al tránsito al mediodía. Según un reporte de las autoridades, se prevé habilitar la vía en su totalidad hoy.

Se informó también que empezaron los trabajos en la vía que une Los Pájaros, Baños, Tungurahua, con Penipe, en Chimborazo, que colapsó hace quince días.

Además, tres horas de fuertes lluvias anegaron el sector Luz Marina en la ciudadela Barrio Lindo, en Babahoyo, Los Ríos, y afectó a unas 30 viviendas

En Vinces, los moradores reportaron preocupación por inundaciones en casas y cultivos de maíz, cacao y arroz.

 

 

 

 

Fuente: El Universo | ElProductor.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here