Las fuertes lluvias en Chile han causado estragos con efectos colaterales en todo el litoral, siendo Santiago la provincia con mayores daños, pues por el exceso de agua se produjo una fuerte inundación producto del desborde del río Mapocho. Si bien Santiago tiene muchos campos dedicados al cultivo de uva de mesa, aproximadamente el 95% de la cosecha ya había culminado antes de que la presencia de este fenómeno natural se hiciera sentir.

“Efectivamente, la lluvia fue muy fuerte, cayeron muchos milímetros y los campos con uva se dejaron de cosechar. Felizmente para la mayoría de nosotros, los productores, no quedaba mucha uva sin cosechar, solo los restantes, que sería menos del 5% del total de la producción. Pero lo que quedaba por cosechar no se podrá utilizar más y tendrá que ser desechado”, afirman fuentes del sector.

En un año normal para la producción y cosecha de uvas, mediados de abril sería el período promedio para el término de las cosechas de variedades más tardías de esta frutas. Pero Chile llevaba un retraso de entre 10 y 15 días esta temporada, debido a la variación de temperaturas que no favoreció la maduración de la fruta, por lo que la recolección de la uva se aplazó. Con la aparición de estas lluvias, los productores se vieron obligados a concluir el proceso antes de lo previsto.

“Felizmente, los campos no han sido dañados hasta ahora, pero aún tenemos que revisar su estado cuando el temporal mejore. En estos momentos, estamos esperando que el agua excesiva de las tierras de cultivos desaparezca para poder limpiar los huertos y desechar la fruta arruinada. Solo después de este proceso podremos empezar a preparar la tierra para la próxima siembra. Pero esperamos que los daños sigan siendo pocos, como se pronostica hasta ahora”, reafirman productores de la zona.

 

 

 

Fuente: Fresh Plaza | ElProductor.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here