La madera ecuatoriana surca en los océanos y se desliza en los alpes suizos.

La balsa nacional se exporta para hacer las paredes y muebles de los cruceros internacionales, trenes rápidos, esquís, yates, casas rodantes y tablas para surf. ¿El nicho en el mercado?

Se exporta a Europa y Estados Unidos para productos donde reducir el peso es fundamental. Un tablero de balsa pesa la mitad que cualquier otra madera. Por ejemplo, mientras menos pesa un crucero gasta menos combustible y requiere un motor con menos potencia. En el caso de las casas rodantes, en Alemania tiene un tope de peso para que el chofer no necesite una licencia de profesional.

Así las paredes y muebles de los cruceros y casas rodantes se hacen con la balsa ecuatoriana. El país es uno de los principales productores de esta madera.

Cristóbal Barba, gerente de Banova, una empresa con capital ecuatoriano y suizo donde se trata la balsa con una sustancia especial para que la madera se vuelva resistente y flexible, dijo a Diario EXPRESO que el producto que ellos elaboran es único en el mundo. En el sentido de que se puede doblar la madera y no se parte, lo que permite hacer muebles con un diseño curvo.

Al ingresar a la fábrica en Quevedo se ve cómo los troncos de balsa se vuelven el material perfecto, para ser el alma de todo producto que requiere pesar poco, pero ser resistente y durable. Para ello también se le pone un pegamento para exteriores que le permite resistir la humedad y las condiciones climáticas fuertes. La sustancia es ecológica, lo que le da un plus adicional.

En el caso de los esquís, se mezcla con otros materiales de tal forma que la balsa queda en el interior, donde también se convierte en el alma del producto. Lo que le permite un alto rendimiento.

La balsa flexible es un material exclusivo de Banova, pero en el país hay más empresas que trabajan con balsa, teca y melina con valor agregado. Es el caso de la planta de Inmaia, que queda en Durán. Su gerente general, Vicente Izquierdo, indicó que ellos venden la balsa para hacer las aspas eólicas para generar energía eléctrica limpia. El material también sirve para hacer los pisos de los trenes rápidos. “Al ponerle a la balsa una resina se hace resistente a mucho peso”. Agregó que también hacen tableros laminados, donde el núcleo es balsa y está revestido con guayacán marfil o teca, para hacer muebles. El producto sirve para cines y salas de grabación, por ser acústico.

Izquierdo y Barba están convencidos de que la madera puede ser uno de los productos que pueda traer más divisas al país.

Según el Banco Central del Ecuador (BCE), en 2015 la exportación de la madera en general subió un 14 %, en comparación con el 2014 y la terciada y prensada en un 5 %.

 

Fuente: Expreso | ElProductor.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here