La jornada laboral del sábado resultó productiva para Pablo Mite, agricultor independiente del recinto Los Amarillos, del cantón Ventanas (Los Ríos). De una parcela de sus 5 hectáreas de cultivos, obtuvo 100 quintales de maíz amarillo duro dispuestos a comercializarlos en el mercado.
Cerca de allí, similar actividad realizaba Jefferson Vera, de la Asociación El Jobo, en la comunidad del mismo nombre, quien cosechó 50 quintales.
Mite y Vera acudieron a la planta de silos Ventanas de la Unidad Nacional de Almacenamiento (UNA), ante la falta de demanda en los comercios privados.
“El poco maíz que recojo me gusta traerlo acá, porque en otros lados ni están recibiendo”, comentó Pablo Mite.

Situación
Por su parte, Jefferson Vera, escuchó quejas de uno de sus vecinos respecto de que en un centro de acopio le ofrecieron 9 dólares por su maíz. “Eso no cubre ni los costos, yo prefiero venir directamente a los silos de la UNA”, indicó el agricultor.
Y es que según un boletín de prensa del Ministerio de Agricultura, Ganadería, Acuacultura y Pesca (Magap) Zona 5, la UNA recepta maíz desde el primero de abril a un precio mínimo de sustentación de $14,90 por el quintal con 13% de humedad y 1% de impurezas.
Para Mao Lam Palacios, gerente de la UNA, hasta el mediodía del sábado la UNA receptó 19.547 quintales en sus plantas de silos Ventanas y Quevedo; además atendió a 155 vehículos.
“Siempre se busca respaldar a los pequeños y medianos agricultores en la cadena productiva; el Magap impulsa programas de productividad; como UNA regulamos precios y entramos a comprar cosechas cuando existen distorsiones en el mercado; y las gobernaciones emprenden operativos de control, para el respeto del precio mínimo de sustentación. Es un trabajo articulado”, sostuvo Lam.
Los silos en Daule (Guayas) y Portoviejo (Manabí) también están abiertos, para atender cualquier requerimiento de los agricultores. La meta es absorber 100 mil toneladas de maíz este año. (RCL)

Agricultores piden precio justo
° Un nutrido grupo de maiceros el viernes intentaron cerrar la carretera Estatal 25 (E25) debido a que no hay comercializadora que les quiera comprar el producto.
La respuesta que les dan es que los centros de acopio están repletos de la gramínea y no tienen dónde más guardar.
Ante la desesperación por la falta de dinero, deudas con las entidades bancarias que prestaron plata para poder sembrar y con el personal de cuadrilla, los maiceros piden al Ministerio de Agricultura que declare en emergencia al sector.
Además dijeron que no van a la UNA porque no les pagan el precio justo.

El dato

Personal del Magap, UNA, Gobernación y Ministerio del Interios tiene previsto realizar operativos en centros de acopio.

 

 

 

 

Fuente: La Hora | ElProductor.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here