El acuerdo podría ayudar a elevar un comercio bilateral de frutas y verduras que ya se sitúa en cerca de 1,2 mil millones al año.  

La Asociación Europea de Productos Frescos (Freshfel) ha esbozado varios temas para que la Comisión Europea (CE) tome en cuenta en sus próximas negociaciones comerciales con el Mercosur, bloque comercial que incluye a los países de Brasil, Argentina, Uruguay y Paraguay.

En un documento reciente, Freshfel puso en la discusión la necesidad de que los exportadores de productos europeos diversifiquen sus mercados internacionales a raíz del veto ruso, y que en el caso del Mercosur requeriría aranceles más bajos y un mejor acceso.

Las exportaciones de frutas y hortalizas de la Unión Europea al Mercosur han aumentado en casi ocho veces entre 2005 y 2015, llegando a €185 millones con 330.000 toneladas métricas (TM) en volumen.

“Los principales países exportadores incluyen a los Países Bajos, España y Portugal. El socio comercial más importante es Brasil con la recepción del 98% de todos los volúmenes”, dijo Freshfel en el documento.

Los principales cultivos enviados al mercado el año pasado incluyó las peras (Mercosur es el segundo mercado de la pera más grande de la UE), manzanas, ciruelas, kiwis, naranjas y frutas de hueso.

La balanza comercial aún tiene mucho peso en favor del Mercosur en el ámbito de los productos. Si bien los valores de las exportaciones han disminuido en un 30% desde 2007, el año pasado llegaron a más de €1 mil millones con un volumen de 880,000 MT.

Brasil representa el 60% de las exportaciones de frutas y hortalizas del Mercosur a la Unión Europea y los principales artículos enviados desde el bloque incluyen limones, melones, manzanas y peras, ajo, uvas de mesa y otras especies exóticas.

“Vale la pena recordar que en el caso de las frutas y hortalizas frescas, el Mercosur y la UE son de estacionalidad complementaria”, dijo Freshfel. “El surtido respectivo de los dos socios podría ayudar a mantener un suministro permanente de productos frescos durante todo el año para el beneficio de los consumidores de ambos lados”.

Freshfel ve un gran beneficio en un acuerdo que básicamente haría que los cuatro países del Mercosur actúen como un sólo bloque cuando se trata de los aranceles y las medidas fitosanitarias. Sin embargo, el grupo insta a la Comisión a abordar no sólo la abolición de los aranceles de importación, sino también a tener en cuenta las tarifas adicionales.

Por ejemplo, a pesar de que la tasa arancelaria de Brasil para los productos prioritarios de la UE son relativamente bajas, el país cobra una contribución para los Programas de Inserción Social, así como un Impuesto sobre Circulación de Mercancías y Servicios, teniendo la carga arancelaria a 19% en total.

Freshfel añadió cómo la política tarifaria de Argentina ha sido utilizada en el pasado para contrapesar la fluctuación económica interna.

“Si bien las barreras arancelarias para los productos frescos de la UE deben ser desmanteladas para su exportación a países del Mercosur, será conveniente revisar también los aranceles de la UE para la importación de frutas y hortalizas frescas que se encuentran actualmente en un campo de juego no nivelado con otros proveedores del hemisferio sur que ya disfrutan de un TLC (Chile, Perú, Sudáfrica)”.

“Esto es particularmente relevante para la fruta de hueso, cítricos y uvas de mesa – una situación que recientemente se vio agravada por la pérdida del estado del SGP (Sistema Generalizado de Preferencias) de los países del Mercosur”.

Pero el problema más grande y más costoso para las exportaciones de productos de la UE a los países del Mercosur es el acceso.

“El problema más grande y más costoso son las medidas fitosanitarias. La Unión Europea funciona con un sistema de importación de planta abierta, que permite a los países del Mercosur importar a los estados miembros de la UE, siempre y cuando cumplan con la directiva de salud de las plantas, 2000/29” dijo Freshfel.

“Los exportadores de la UE por su parte, tienen que pedir a sus autoridades nacionales de protección fitosanitaria que negocien protocolos bilaterales para cada materia prima con la oficina nacional de protección fitosanitaria respectiva del destino de que se trate”.

“La armonización de los cuatro sistemas hacia un sistema común de autorización, debe ser la prioridad más importante de abordar.”

Según la Comisión Europea, el Mercosur es el mercado principal de las exportaciones de fertilizantes de la UE, y es también un importante destino para las otras entradas, incluyendo productos químicos (7º) y maquinaria (8º).

En términos de cultivos específicos, el Mercosur es el mercado número uno de las exportaciones de cebolla y el ajo de la UE, tiene el segundo lugar en las patatas y peras, y el tercero en el aceite de oliva.

Fuente: Portal Fruticola | ElProductor.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here