Está ubicada  en el cantón Gonzanamá. Tiene una capacidad instalada para ocho mil animales.
 La granja San Ignacio, ubicada en la parroquia Purunuma, del cantón Gonzanamá, se convierte en la primera del país en recibir la Certificación de Buenas Prácticas de Producción en Cuyes, que otorga la Agencia Ecuatoriana de Aseguramiento de la Calidad del Agro (Agrocalidad), como parte del proceso de Inocuidad de los Alimentos.
La granja tiene una capacidad instalada para ocho mil cobayos y cumplió con la resolución 149 de la entidad, lo cual le permitirá exportar su producción a diferentes países.
 El acto de entrega del certificado se cumplió el último viernes en un ambiente de alegría por parte de los productores por haber alcanzado este objetivo, lo cual fue destacado durante la intervención de Rigoberto Luzuriaga, propietario de la granja San Ignacio, y destacado por Lourdes Reinoso, directora distrital de Agrocalidad-Loja.
 Este proceso se dio una vez que se tomó contacto con los representantes de la Asociación de Productores y Comercializadores de Purunuma (Ayecop) y se empezó a dar asesoramiento de la implementación de buenas prácticas en las granjas de los socios, lo cual incluyó el seguimiento que se lo realizó desde noviembre de 2015, siendo la primera en certificarse la granja San Ignacio cuya producción se dirigirá a Estados Unidos y Galápagos.
Ayecop tiene 26 integrantes, con una capacidad instalada de 25 mil cobayos, la alimentación es fundamentalmente con 80% materia verde y 20% balanceado. Cada pie de cría se comercializa en 10 dólares.
 “Con este certificado de buenas prácticas en producción de cuyes vamos a poder mejorar el precio de venta del producto, darle valor agregado, precisamente este es un logro de un proceso que venimos realizando desde 2008, un proceso que tiene pilares fundamentales, como las instalaciones, la alimentación, la genética y otros detalles que hemos venido puliendo con los técnicos de Agrocalidad”, manifestó Rigoberto Luzuriaga.
Fuente: La Hora | ElProductor.com

3 Comentarios

Responder a rigoberto luzuriaga Cancelar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here