La Organización Internacional del Café (OIC), integrada por 50 países exportadores e importadores, publicó en su último informe las variaciones experimentadas en los precios del café y los volúmenes de venta en abril.
Los precios del café tipo arábigo volvieron a bajar después de su recuperación en marzo, mientras que los precios del café robusta aumentaron alcanzando el promedio mensual más elevado desde noviembre de 2015. El precio internacional de este último registró un incremento de 6,1%, pasando a un promedio mensual de $ 0,80 la libra.
La causa estuvo asociada a los reportes de sequía en varias zonas productoras de Robusta en el mundo que provocaron especulaciones sobre una posible escasez.
En este contexto, el promedio mensual del precio indicativo compuesto de la OIC se mantuvo casi igual que en marzo, solo un 0,1% más alto y fue de $ 1,18 por libra.
Se calcula que, en el mundo, el total de exportaciones efectuadas en la primera mitad del año cafetero 2015-2016 aumentó el 1,6% y fue de 55,5 millones de sacos, lo que demuestra que el mercado de café continúa abastecido.
En Ecuador, según Ashley Delgado, presidente de la Asociación Nacional de Exportadores de Café, los cambios en el precio internacional del café tuvieron impacto a nivel local. Sin embargo, su incidencia fue menor que los factores internos que desencadenaron una pérdida de competitividad.
La caída sostenida de las exportaciones desde 2013, dice Delgado, está relacionada con el alto precio de los salarios, la eliminación de subsidios para el sector y el aumento del costo en los trámites de control de agrocalidad. Esto provocó que, en 2015, se deje de vender entre el 15% y 20% de la producción.
Ecuador es uno de los pocos países en el mundo que exporta todas las variedades del café: arábigo lavado, arábigo natural y robusta. La producción de café arábigo, considerado de mejor calidad, está concentrada en Manabí, Loja y las estribaciones de la Cordillera Occidental. En cambio, el café robusta es cultivado en Sucumbíos y Orellana. La producción de ambas variedades es relativamente equilibrada. En 2015 se produjeron 60.000 sacos de robusta y 100.000 sacos de arábigo.

Además, el país es un importante exportador de café industrializado (soluble); en 2012 ocupó el segundo puesto en Latinoamérica, por encima de Colombia y México, y el séptimo lugar en el mundo.

Fuente: El Telégrafo | ElProductor.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here