Quienes se opusieron a la aprobación de la nueva Ley de Régimen Especial para Galápagos están inconformes con el cálculo del Índice de Precios al Consumidor (IPC) que el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC) fijó para las islas.

La norma, en vigor desde junio pasado, dispone que los sueldos de los trabajadores de la provincia se calcularán con base en ese indicador.

El INEC, el Ministerio del Trabajo y el Consejo de Gobierno del archipiélago señalaron, el pasado jueves, que el IPC se ubica en 1,803, lo que significa que el nivel de precios del archipiélago o costo de vida es un 80% más alto que el resto del país, y este porcentaje será el incremento de sueldo en los sectores público y privado.

La anterior ley establecía un aumento del 100% frente al sueldo del Ecuador continental para el sector público y de un 75% para el sector privado.

Con la nueva ley, el 80% será para todos; es decir que al sector público le bajan el 20% y al privado le suben un 5%.

El INEC informó que 4.053 personas que están en el sector privado y constituyen el 70% de la población laboral, “se verán beneficiadas con la medida”.

Pero Milton Aguas, asambleísta alterno de Avanza por Galápagos, dijo que el IPC es variable y que no es creíble el cálculo porque hace tres años el Consejo de Gobierno hizo un estudio en el que el costo de la vida tenía una diferencia del 352% respecto al continente.

Además, indicó que si bien el sector privado puede representar el 70% de la población laboral, la mayoría no son galapagueños sino personas contratadas en el continente y que ni siquiera desembarcan en los centros poblados.

Javier Morocho, miembro del Frente Insular que se opuso a la ley, expresó que es incoherente que aplique un IPC cuando la Corte Constitucional aceptó a trámite la demanda de inconstitucionalidad a la ley.

Dijo que quieren conocer cómo el INEC llegó a ese cálculo, pues aún no se dice cuál es el precio de la canasta básica, que la aspiración era que públicos conservaran el incremento del 100% y los privados alcanzaran lo mismo, porque el costo de vida en Galápagos sobrepasa el 300% frente al continente.

Alfredo Ortiz, miembro de la Cámara de Turismo de Galápagos, manifestó que en la fórmula que se aplicó no se está tomando en cuenta la inexistencia de agua potable y la mala calidad de varios servicios.

En tanto que Jhonni Max Freire, presidente del gobierno parroquial de Floreana, dijo que las autoridades hicieron una explicación del método de cálculo pero nunca definieron el valor de la canasta básica, que siempre en Galápagos será alto porque las frutas, los vegetales y el agua cuestan más y los precios varían de acuerdo con el lugar, pues cada isla tiene diferentes sistemas de transporte.

 

 

 

 

 

Fuente: El Universo | ElProductor.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here