La industria atunera del país tiene la meta de adquirir la certificación de sostenibilidad de pesca, de Marine Shewardship Council.

Así lo indicó  Guillermo Morán, coordinador del proyecto del mejoramiento pesquero y presidente de la Comisión Interamericana del Atún Tropical.

El mercado europeo ya pide este sello. Los consumidores no solo buscan calidad, buenos precios, etiqueta y contenido, sino además sostenibilidad.

Para adquirir la certificación se requiere cumplir con tres puntos principales:

– Que el nivel de sostenibilidad de la pesca de atún se cumpla de acuerdo a la Comisión de Atún y Secretaría de Pesca.

– Que exista un buen plan para la pesca incidental. No se puede evitar que uno que otro tiburón o tortuga sean pescados, pero no debe ser la regla ni poner en riesgo al ecosistema.

– Se analiza la administración regional, de la Comisión Interamericana del Atún Tropical y de la Secretaría de Pesca. Se ve cómo funcionan, si tienen un plan de investigación y si vigilan que las empresas cumplan con los estándares de sostenibilidad.

La meta no estaría lejos de alcanzarla, el proyecto tiene como aliado al Fondo Mundial para la Naturaleza.

Para los empresarios adquirir el certificado es una forma de prepararse para ingresar con más fuerza al mercado europeo, una vez que entre en vigencia el acuerdo comercial multipartes con la Unión Europea.

Europa es el principal mercado del atún (50 %) de Ecuador, se aspira incrementar las ventas en Alemania, Inglaterra, Noruega y Finlandia.

La iniciativa ecuatoriana no es única, otros países ya tienen el sello, unas 80 pesquerías del mundo cuentan con la certificación y más 200 también están buscando el documento que dé fe que la captura de los peces pelágicos, conchas y moluscos también son capturados de una forma que aseguren la riqueza natural a futuro.

El sector atunero todavía se recupera de la caída de precio del producto que tuvieron en el mercado internacional, cuando la tonelada de atún llegó a descender hasta 800 dólares. Ahora ha llegado a 1.500 dólares, pero todavía no recupera los precios entre el 2013 y 2014 cuando se cotizó hasta en 2.000 dólares la tonelada de atún, indicó Morán.

En este punto el sector industrial aspira a que la tonelada de atún esté en $ 1.800 este año. Pero, para ello la oferta no puede ser más que la demanda, por eso se insiste en que el plan de veda sea el mismo a lo largo del océano Pacífico.

Con el sello los industriales también aspiran a conquistar más el mercado de América Latina. Aunque Ecuador vende atún a Brasil, podría ser más.

Entre tanto, el sector trabaja en la certificación de sostenibilidad, para que el atún tenga un gran salto en las ventas.

 

 

 

 

Fuente: Expreso | ElUniverso | ElProductor.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here