Poco tiempo después de haberse inaugurado las nuevas instalaciones del laboratorio de aguas naturales y residuales, su personal integrado por cuatro profesionales en la materia comenzó a trabajar desde el punto interno de la empresa realizando un monitoreo permanente de lo que son las redes de distribución de agua potable en Otavalo.

Además se realizan controles de descargas de las plantas de tratamiento de aguas residuales de la cuenca del lago San Pablo, además de atender algunos pedidos de las juntas de agua, quienes solicitan se hagan los análisis de sus sistemas a través de oficios dirigidos a la gerencia de la empresa de agua potable y alcantarillado.

Verónica Vargas, responsable del laboratorio, explicó que uno de los servicios que presta es garantizar a la ciudadanía otavaleña que el agua potable es apta para el consumo humano, con lo que se evita tener problemas de salud. “Se cumplen todas las normativas, para ello se cuenta con tres técnicos laboratoristas y un auxiliar administrativo”.

Vargas señaló que este laboratorio está debidamente equipado para poder dar el servicio para los cantones vecinos. “Sin embargo debemos seguir un proceso, en este momento estamos tratando de definir costos de análisis y ver las normativas de cómo se va a proceder para los pagos, además de saber cuáles son los pasos a seguir para poder atender el requerimiento del público”.

La responsable del laboratorio recalcó que se debe de cumplir con los requisitos que les exigen el Ministerio de Salud Pública y los bomberos. “Por este motivo es que todavía no estamos dando atención al público, porque primero tenemos que cumplir con el requerimiento, sacando los permisos pertinentes para poder brindar los servicios a la ciudadanía”.

 

 

 

 

Fuente: La Hora | ElProductor.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here