El Municipio de Biblián financia más del 75% de un plan de exportación de sombreros de paja toquilla a Italia.

Con la esperanza de que siga cambiando la suerte de las artesanas de la paja toquilla de la provincia del Cañar, ayer, María Santacruz, de 58 años, llegó hasta el salón del Municipio de Biblián a presenciar el desarrollo de la Mesa territorial: Implementación, seguimiento, monitoreo y evaluación del Plan Nacional de Salvaguarda del Tejido Tradicional del Sombrero de Paja Toquilla Ecuatoriano.

En este evento participaron la coordinadora zonal del Instituto Nacional de Patrimonio Cultural (INPC), Mónica Quezada, la coordinadora zonal de Comercio Exterior, Estefanía Jara; representantes del Ministerio de Cultura y Patrimonio, Gobernación del Cañar, municipios de Cuenca y Azogues y de asociaciones de tejedoras del Austro.

María Santacruz, es una de las 140 mujeres de Biblián, que gracias al apoyo del municipio local, de entidades estatales y cooperación internacional, ha logrado insertar, desde finales del año pasado, su producción artesanal en el mercado europeo, concretamente en Italia, país a donde llega, cada dos meses, un cargamento de más de 1.000 sombreros procedentes de Ecuador.

Para esta artesana, la mesa territorial es un esfuerzo más para lograr el compromiso, principalmente de las instituciones del estado, de aunar esfuerzos con el fin de terminar con “la explotación, las malas experiencias y los engaños” que dice, han soportado durante años.

Las artesanas asociadas venden su producción para exportación a 11, 40 dólares, 3 dólares más del precio en el mercado local.

Lograr el precio justo exige capacitación, pues lo que se busca hoy es calidad y no cantidad, subraya María Santacruz, quien, después de medio siglo dedicada a esta actividad artesanal, cree que podría mejorar la situación de las artesanas de la toquilla.

Mesa territorial

La mesa territorial que trató sobre los elementos de rescate y fortalecimiento del sector de la paja toquilla, tuvo como objetivo dar a conocer la política del Gobierno Nacional para los años 2016 y 2017, y exponer al conjunto de actores presentes, cuál ha sido el trabajo que desde hace dos años viene realizando el municipio local en torno a la paja toquilla, el mismo que es un referente a nivel regional y se va consolidando con exportaciones a Europa y, próximamente, a Estados Unidos.

A Biblián acuden representantes de asociaciones de artesanas que operan en los cantones azuayos y en el cantón Azogues, a hacer pasantías en procesos de fortalecimiento de las capacidades en territorio.

Sostenibilidad del proceso

En Biblián se ha trabajado en cuatro elementos fundamentales: la conformación de una cooperativa de segundo grado que a su vez aglutina a dos asociaciones del cantón y a más de 96 artesanas independientes; la capacitación y mejora de la calidad del producto terminado; la gestión comercial y marketing, y la administración y financiamiento.

El Municipio de Biblián considera que es pertinente que el estado, a través de sus instituciones, asigne más recursos económicos para el fortalecimiento de la paja toquilla, pues en el caso concreto de Biblián, el gobierno local aportó con más del 75% de los recursos, a estos se suma el aporte de la cooperación internacional y la Mancomunidad del Pueblo Cañari.

En este año 2016, la proyección de venta de sombreros de paja toquilla con exportación es de superar los 115.000 dólares, a parte hay la tienda y el centro de acopio, y otros pedidos desde Cuenca y Guayaquil, y además de unos empresarios de Quito que van a exportar a los Estados Unidos, lo que hace calcular que para el año próximo la proyección de ventas solo en exportaciones, superará los 150.000 dólares.

En el caso del cantón Biblián, más del 95% de las productoras están organizadas y hay la apertura para asociar a más artesanas, la meta es conseguir en los siguientes tres meses integrar al cien por ciento de tejedoras de esta jurisdicción.

 

 

 

Fuente: El Mercurio | ElProductor.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here