Once de las principales compañías eléctricas del mundo opinaron ayer que el proyecto de energía renovable iniciado en las islas Galápagos en el 2007, es un ejemplo para los países en desarrollo de cómo reducir emisiones de CO2.

El proyecto de energías renovables de las islas se inició hace ocho años con el objetivo de reducir las importaciones de diésel para suplir las necesidades energéticas del archipiélago, tras el accidente del petrolero Jéssica en el 2001.

El barco que transportaba 570 mil litros de diésel a una de las principales islas de Galápagos, San Cristóbal, encalló en un arrecife de coral derramando el contenido de sus depósitos.
El acuerdo de GSEP con la ONU y Ecuador, permitió la creación de una compañía independiente, Eólica San Cristóbal S.A. (Eolicsa), que ha estado encargada de la operación de tres turbinas para la producción de energía eléctrica y una granja solar.
En total, el proyecto de energía renovable de las Galápagos ha proporcionado el 30 % de la electricidad consumida por la isla de San Cristóbal, ahorrando el consumo de 8,7 millones de litros de diésel y eliminando la emisión a la atmósfera de 21.000 toneladas de dióxido de carbono.
Fuente: El Diario | ElProductor.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here