Los investigadores del programa Davis de obtención de fresas de la Universidad de California están realizando pruebas de cultivo de nuevas variedades en 0,1 hectáreas de la plantación deberries del agricultor Tom Ramírez en Prunedale.
Actualmente, se están cultivando 68 variedades diferentes en la plantación, y los miembros del programa de obtención Davis la visitaron el miércoles 27 de abril para echar un vistazo al progreso de la fruta y escuchar los comentarios de Ramírez y sus trabajadores.
Y, por supuesto, probaron parte de los frutos de su trabajo. Entre ellos estuvo Steven J. Knapp, un genetista que fue nombrado jefe del programa de obtención de fresas el año pasado.
Señaló que, en una variedad, la cubierta de hojas verdes está creciendo, lo que, según explica, podría ser un problema para las cuadrillas de cosecha, que tendrían que rebuscar entre las hojas para encontrar las frutas debajo de ellas, lo que ralentizaría el tiempo de cosecha.
Es una consideración especialmente importante estos días, según Ramírez, que señala que la mano de obra agrícola se está volviendo cada vez más difícil de encontrar en esta región desde hace cinco años, y, con el aumento del salario mínimo en California, los agricultores tendrán que pagar más por ese trabajo.
Ninguna de estas variedades de prueba tiene nombre todavía, lo que no es sorprendente, porque los investigadores de Davis comenzaron con 20.000 variedades de prueba y, mediante plantaciones e investigación iniciales, las han reducido a las 68 actuales, según cuenta Knapp.
Una vez la investigación concluya en Prunedale y en otras cuatro ubicaciones de cultivo de prueba en Salinas, Oxnard y Santa María, las que tengan mejores perspectivas se plantarán el año que viene en «hileras de prueba» en campos más grandes para seguir investigando.
Después, a finales del año que viene, los oficiales de Davis podrían anunciar una o más variedades nuevas que el programa de obtención producirá y pondrá a la venta para los productores comerciales, añade Knapp.
De hecho, el programa ha estado produciendo una media de una variedad al año desde 1968, y, aunque esas variedades se desarrollan principalmente pensando en los productores comerciales de California, Knapp explica que los 1.100 millones de plantas —o «clones»— que se venden cada año van a parar a unos 80 países.
Actualmente, se están cultivando comercialmente ocho o nueve variedades de fresas en grandes cantidades en la región de la bahía de Monterrey, junto con otras ocho o nueve variedades patentadas cultivadas por algunos de los mayores productores de berries, concluye.
Fuente: Fresh Plaza | El Productor.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here