El actual patrón climático de El Niño, un fenómeno asociado a extremas sequías, tormentas e inundaciones, se está debilitando rápidamente, en momentos en que aumentan las probabilidades de que La Niña se desarrolle este año, dijo el viernes la agencia meteorológica de Naciones Unidas.

Los efectos de El Niño este año, que habrían contribuido a la presencia de sequías en África y a brotes de fiebre amarilla y del virus de Zika, seguirán influenciando en los patrones climáticos hasta mediados de año, aunque es altamente improbable un resurgimiento en 2016, dijo la Organización Meteorológica Mundial (OMM).

 

 

 

Fuente: El Universo | ElProductor.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here