Ambato fue sede del conversatorio sobre la Producción de Semilla Campesina y Agricultura Sostenible que vincula al Ministerio de Agricultura, Ganadería, Acuacultura y Pesca (MAGAP) y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

En esta reunión participaron alrededor de cincuenta representantes de Semilleristas y Consejos Sectoriales Ciudadanos Campesinos de las provincias de: Cotopaxi,Bolívar, Guayas, Chimborazo, Pastaza, ?Pichincha yTungurahua. El acto se desarrolló en el auditorio institucional del MAGAP.

El representante de la FAO, Mario Caviedes, destacó que el propósito de estas jornadas de trabajo, es socializar los componentes del Reglamento a la Nueva Ley Orgánica de Agrobiodiversidad  y Semillas.

“La intención es crear un instrumento legal que sea operativo, eficiente y eficaz, para mejorar la producción y la productividad agrícola del país, a través de semillas de calidad”, dijo.

El 15 de junio se desarrollará un taller nacional organizado por la Comisión de Soberanía Alimentaria de la Asamblea Nacional.

Víctor Anguieta, director de Políticas y Estrategias Agrícolas, dijo que el MAGAP trabaja en conjunto con la FAO, para poner en marcha una estrategia de semilleristas a escala nacional.

“Es importante recoger los criterios de los representantes de las organizaciones, para que sean incorporadas en la reglamentación de la Ley de Semillas”, indicó.

Para el presidente del Consejo Sectorial Ciudadano de Cotopaxi, Santiago Rivera, en la Ley de Semillas se debe promover el consumo de alimentos ancestrales y que no han sido manipulados genéticamente.

“Se debe tomar en cuenta la recuperación del consumo del chocho, las habas, la mashua, la oca. Alimentos importantes que aportan para el valor nutricional”, señaló Rivera.

Homero Camino, presidente de la Asociación San José de Llangahua, parroquia Pilahuín, cantón Ambato, manifestó que se debe conformar una Red de Semilleristas para tener representación en la Asamblea Nacional.

“Gracias al apoyo del MAGAP, en Tungurahua estamos produciendo semilla registrada y certificada”.

Fuente: Magap | ElProductor.com

2 Comentarios

  1. Como agricultor y científico con 30 años de experiencia en las Americas, me parece criminal la propuesta de ley actual dónde se propone el estado ecuatoriano como el dueño y controlador de las semillas, sobre todo cuando el poder del estado esta cada vez más en las manos de intereses privados. No caigan en la trampa que experimentamos en los Estados Unidos! Sin control público de los recursos genéticos cultivables, no habrá ‘comida sana, rica, y de nuestra tierra’ para los 16 millones de ecuatorianos. En vez de entretener este proceso per-legislativo de engaño, hay que volver a la original propuesta de ley de «Agrobiodiversidad, Semillas y Fomentar Agroecológico» que fue entregado a la Asamblea Nacional en marzo de 2012 — el producto de 18 meses de consulta, involucrando más de 500 organizaciones de todas las provincias del país. Sin explicación, la Asamblea Nacional no respetó este proceso y abandonó su debate de forma inmediato.

    • La producción de semillas requiere de un procedimiento técnico especializado, no es cuestión de denominar semilla a cualquier grano o tubérculo. En los años 1980 Ecuador estableció un Programa Nacional de Semillas bajo el MAG, financiado con un préstamo del BIRF, lo que permitió capacitar a ingenieros agrónomos con maestrías en Tecnología de semillas en USA y Brasil, además se instalaron laboratorios de semillas en Quito y Guayaquil, lo que permitió emitir certificaciones de semillas de las categorías básica (producción a cargo del INIAP), registrada y certificada (a cargo de productores previamente calificados por el programa de semillas) de cereales y tubérculos. Además se creo la Empresa de economía mixta EM Semillas con plantas de procesamiento con equipo completo en Quito, Quevedo y Daule para varias especies y lógicamente se aprobó una Ley específica de Semillas, como debe hacerse y no mezclar temas como ahora se propone. En conclusión hay que volver a empezar considerando esa valiosa experiencia, que inexplicablemente se dejó destruir en el MAGAP en los últimos 20 años.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here