No está presente en Ecuador, pero ya provoca un efecto negativo. Aunque hay voces que lo cuestionan, el congreso de Acorbat que debía realizarse en Guayaquil en 2018, tendrá una nueva sede: Miami, Atlanta o alguna isla que no produzca guineo.

En abril de este año Costa Rica se vio obligado a realizarlo en Miami: el Comité Directivo quiere prevenir que los científicos y demás visitantes no traigan accidentalmente esporas del hongo más dañino, que devastó los cultivos de la variedad Gros Michel en los 70 en América Latina. Hoy el hongo ha mutado y se lo llama Raza 4 (R4T), presente en Asia en el Cavendish, la variedad que produce y exporta Ecuador.

Víctor Hugo Quimí, parte del grupo organizador de Acorbat en Guayaquil, confirmó a Diario EXPRESO que se analizan algunas opciones luego de la decisión del Comité Directivo internacional. La administración del evento es manejada por Expoplaza, que está buscando una opción.

Alfredo Saltos Guale, exministro de Agricultura y que estuvo al frente del Programa Nacional del Banano cuando la plaga acabó con el Gros Michel, difiere de la decisión. “Lo único que se debe hacer es tomar medidas preventivas, aplicar protocolos. Uno de ellos, colocar recipientes de pediluvios para desinfectar a las personas que llegan del exterior”.

El experto entregó a EXPRESO un manifiesto de doce de los más prestigiosos científicos del mundo, quienes hicieron una declaración conjunta por la defensa de la industria bananera de América Latina ante la amenaza de la Raza 4 (Fusarium oxysporum cubense). La primera: las organizaciones estatales, científicas, proveedoras y otras deben incorporar estrategias para evitar el ingreso.

Ecuador es el primer exportador mundial, con el 33 % (317 millones de cajas de 43 libras) del total y 2.300 millones en ingresos cada año.

Los científicos aconsejan posibilitar en los países de la región laboratorios de referencia para el análisis y diagnóstico de muestras sospechosas de R4T y además que la importación de plantas musáceas de naciones fuera de América Latina sea la estrictamente necesaria.

Alfredo Saltos cree necesario que las plantaciones o zonas afectadas por la raza 1 del mal de Panamá en Gros Michel deben ser monitoreadas por las entidades del Estado.

La idea es verificar si otras variedades de banano cercanas ahora se han contaminado con la variante del mal que inicialmente afectó las plantaciones del Ecuador hace 40 años.

Randy Ploetz, de la Universidad de Florida (Estados Unidos), firmante del manifiesto, indicó que se deben estudiar y diagnosticar casos de Fusarium oxysporum afectando variedades del subgrupo de Cavendish y otras comúnmente no afectadas por este patógeno en América Latina y el Caribe. Eso evitará falsas alarmas sobre una posible incursión de la R4T en el continente.

 

 

 

Fuente: Expreso | ElProductor.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here