Los procesos de integración regional se han establecido como una alternativa cada vez más extendida frente a la organización mundial a nivel sociopolítico.
Elementos económicos, políticos, sociales, culturales y ambientales permiten generar entidades y estructuras de integración. No obstante, los factores de tipo político son los más utilizados a la hora de formar asociaciones supranacionales de cooperación.
Mediante este tipo de organizaciones, América Latina y el Caribe han influenciado en los procesos de construcción de una democracia de tipo regional. Algunos estudiosos destacan que las características de la subregión ayudan a que este tipo de iniciativas fructifiquen.
Entre estas señalan el relativamente bajo nivel de gasto militar y los escasos conflictos entre países que persisten en la zona.
Hasta ahora, sin embargo, la integración latinoamericana y del Caribe se ha efectuado básicamente en temas puntuales, pero quedan todavía tareas por realizar.
Entre estas están la concreción de una moneda regional y el establecimiento de una institucionalidad multinacional efectiva.

Fuente: El Telégrafo | ElProductor.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here