Costa Rica es famosa en todo el mundo por sus exportaciones de piñas, bananas, café y melones. A estos productos les va muy bien. Nuestra estrategia, nuestro objetivo, es aumentar nuestra oferta de forma más amplia y horizontal”, explica Pedro Beirute, director ejecutivo de Procomer, la Promotora de Comercio Exterior de Costa Rica. Se trata de la agencia nacional del comercio y las inversiones, que promueve el comercio internacional y las exportaciones de Costa Rica mediante ferias, misiones comerciales, marcas nacionales, etcétera, desde sus oficinas repartidas por todo el mundo.

“La agricultura es nuestro sector principal de exportación, con casi un 28% de las exportaciones del país relacionadas con ella”, explica Beirute, que considera a la agricultura la piedra angular de su estrategia, por todo el empleo que genera y por su impacto en las regiones rurales. “Exportamos casi 3.000 millones de dólares al año en frutas y hortalizas. Somos conocidos por ser los mayores exportadores de piñas; exportamos cerca de 800 millones de dólares en piñas de todos los calibres, del 5 al 11. Nuestras piñas son famosas en el mundo por su dulzor, su nivel Brix, su categoría comercial, etcétera”, continúa Beirute. “Todos nuestros exportadores tienen todas las certificaciones: GlobalGAP, Tesco, CarbonNeutral… Junto con el de la banana, es nuestro sector agrícola más profesionalizado”.

En cuanto a las bananas, explica que se reconocen por su calidad superior. “Somos famosos por ser el segundo mayor exportador de bananas. Creo que Ecuador exporta más que nosotros, pero su estrategia es el volumen; la nuestra es la calidad”, recalca. De su tercer mayor producto agrícola, los melones, el país exporta unos 100 millones de dólares anuales. “Tenemos el Honeymoon amarillo, el Galia, el Cantalupo y la variedad Piel de Sapo”. La agencia tiene intención de ampliar esta gama de productos y posicionar también otras frutas y hortalizas en sus mercados. “La oferta de frutas de Costa Rica incluye mangos, moras, rambutanes, cacao, cocos y papayas. En cuanto a las verduras, exportamos muchas zanahorias, sobre todo al Caribe, además de coles, cilantro y tomates. Nuestra raíz principal es la yuca, pero también exportamos boniatos, malangas y ñames”, enumera.

El exportador percibe tendencias sobre algunos de estos productos. “Creo que los mangos están al alza, al igual que las papayas; recibimos muchas peticiones de papayas y de rambután, también por parte de EE. UU. En Europa, aumenta la posición de la yuca”, aclara.
“Nuestra estrategia es global. Por supuesto, nuestra preferencia son los mercados que aprecien la calidad y los consumidores que aprecien la trazabilidad y las buenas prácticas con las que producimos estos productos, lo que significa que EE. UU. y Europa son mercados prioritarios”, explica. “Hay que tener en cuenta que las frutas, hortalizas y raíces de Costa Rica pueden no ser las más baratas, ya que las producimos en un país en el que se aplican la sostenibilidad, los derechos humanos, el respeto y las mejores prácticas. Eso tiene un precio. Además, somos un país pequeño, de 50.000 km², pero que goza de una posición privilegiada: estamos entre dos océanos y tenemos suelo volcánico, distintas altitudes y un microclima que nos ayudan a obtener productos excelentes”.

Aun así, Costa Rica es capaz de competir con los otros países más grandes, gracias a su estrategia de abastecer a los nichos que aprecien la calidad y la trazabilidad de sus productos. “Además, seguimos evolucionando e innovando mediante, por ejemplo, certificaciones más ambiciosas: Comercio Justo, Rainforest Alliance, Bio y productos ecológicos. Avanzamos hacia la tendencia de mantener nuestros productos como de clase superior”, comparte el exportador.

El fenómeno de El Niño ha afectado al país, cuyas exportaciones agrícolas disminuyeron el año pasado, especialmente en sus productos estrella, las piñas y las bananas. “Demasiadas lluvias en algunas partes del país, muy pocas en otras partes; en definitiva, es la naturaleza del negocio agrícola, y lo que hacemos es tratar de mantener las mejores prácticas agrícolas. El Ministerio de Agricultura de Costa Rica está dando consejo y apoyo profesional a los productores costarricenses con el objetivo de minimizar el efecto de estas situaciones climáticas”, explica Beirute.

Por eso, el crecimiento interanual del país es solamente del 3% este año, y el año pasado las exportaciones agrícolas fueron del -2%. “Teniendo en cuenta que hemos sufrido El Niño, no es tan malo. Si no fuera por él, habríamos tenido crecimiento en el sector”.

Beirute prevé que, durante los próximos diez años, Costa Rica evolucionará hacia productos mejores en términos de calidad y trazabilidad. “Nos tomamos todas estas certificaciones muy en serio y nos dirigimos hacia un mayor valor en nuestro proceso. Por eso, también esperamos que nuestras exportaciones y nuestra diversidad aumenten en los próximos años. De ninguna manera vamos a dejar de hacerlo lo mejor posible en nuestro sector de exportación más importante”, asegura. “Hay que tener en cuenta también que la naturaleza costarricense gira alrededor de la solidaridad. “Somos un país pequeño, pero, además, debido a que decidimos abolir el ejército hace 80 años e invertir en educación, hemos desarrollado un progreso social, educativo y sanitario que nos ha ayudado a ocupar uno de los puestos más altos entre los productores de frutas. Sabemos que hay un sector de la población del país que vive de la agricultura y mejoramos nuestras políticas para mantenerlo y no quedarnos atrás, gracias a este ‘mantra’ de solidaridad que tenemos”.

En Costa Rica, existe un salario mínimo, y el exportador afirma que hay controles a varios niveles para garantizar que se respete, aunque eso provoque que los productos costarricenses sean más caros que los de otros países: “Como país, creemos que es lo correcto: respetar a nuestros trabajadores con un salario digno. De nuevo, no somos los más baratos, así que tenemos que buscar cómo tener la mejor calidad”.

“Además, la marca de Costa Rica vende. En todo el mundo, nuestra marca se asocia con la paz y con los derechos humanos”, añade Beirute, y señala que, en muchas frutas y hortalizas, el nombre de Costa Rica suele aparecer más destacado que el propio nombre del producto en los envases y las etiquetas. “Tenemos que proteger nuestra reputación”, concluye.

Por último, el exportador anuncia que, en septiembre, Costa Rica albergará un evento llamado Misión Comercial de Compradores, en el que se reunirán más de 300 exportadores y compradores internacionales. Se trata de un evento muy relevante para hacer contactos, ya que asistirán todos los exportadores del país, y tendrán lugar visitas a plantaciones y plantas de envasado.

 

 

 

Fuente: Fresh Plaza | ElProductor.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here