Tras un recorrido por la Refinería de Esmeraldas, autoridades de Petroecuador constataron que no se registró ningún daño como consecuencia del terremoto de 7.8 ocurrido el 16 de abril pasado y, sobre todo, que al operar en toda su capacidad, ese complejo refinador permitirá recuperar a corto plazo la inversión de  1.200 millones  de dólares y generar ganancias para el país.

Pedro Merizalde, gerente de Petroecuador, durante el recorrido  constató los avances que se han alcanzado tras los trabajos de rehabilitación de este complejo petroquímico. Recordó que se estima, por ejemplo, un ahorro de 366 millones anuales, ya que Ecuador disminuirá en el volumen de importaciones de combustible: un 17% en gasolina, alrededor del 15% en diésel y un 10% en gas licuado de petróleo (GLP).

Informó que las maquinarias funcionan actualmente al total de su capacidad. En las unidades del proceso laboran 900 personas, de las cuales 400 trabajan en turnos rotativos. De allí que “los trabajos nunca se detienen”, explicó Diego Tapia, técnico del área de Refinación. El especialista destacó que la infraestructura del complejo tiene una sólida edificación y que, por ello, el movimiento telúrico y las réplicas no afectaron las instalaciones.

“En otras refinerías del mundo, cuando hubo fuertes terremotos, los primeros que se dañan son los hornos por los refractarios en su interior. En este caso (la rehabilitada Refinería de Esmeraldas), los hornos cuentan con buena infraestructura y por eso estamos operando en toda su capacidad”, destacó el funcionario.

 

 

Fuente: El Ciudadano | ElProductor.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here