Trescientos  setenta y cuatro familias se benefician de tres proyectos que en la provincia de Chimborazo ejecuta el Ministerio de Agricultura, Ganadería, Acuacultura y Pesca (MAGAP), por medio del Programa del Buen Vivir Rural.

Uno de los programas se desarrolla en Chingazo, cantón Guano. Allí, Marcos Hidalgo, representante de la Asociación de Productores de Guarango (arbusto) y Frutales (Asoprogf), manifestó que “nunca ninguna institución ha visitado de principio a fin, o ha dado seguimiento”.

Hidalgo cultiva moras, uvillas, capulí, peras, manzanas, entre otras frutas, para su comercialización. Él decidió volver sus ojos a la agricultura, gracias al Programa Buen Vivir. Con el dinero que deja la venta de sus productos cubre las necesidades básicas de su familia.

“Yo ya no me voy a buscar trabajo en Riobamba; paso en la casa. Si tengo que salir a la parcela salgo, después regreso a la casa a seguir laborando”, dijo entusiasmado. La asociación a la que pertenece Hidalgo agrupa a 111 familias, las que resultan favorecidas con el plan.

Wilson Huilca, responsable del programa del Buen Vivir Rural en Chimborazo, dijo que solo en el cultivo de mora se invirtió 240 mil dólares

Ángel Paguay, de 77 años, es otro beneficiario. Se siente feliz al ver cómo crecen las plantas donde antes era un desierto. Ahora cría animalitos, cuyes, conejos, a los que primero les alimenta para luego dedicarse al trabajo.

Treinta proyectos ejecuta, en Chimborazo, el Programa del Buen Vivir Rural, del MAGAP.

En Penipe está otro de los proyectos importantes que se realiza en la provincia. Se trata del Centro de Procesamiento y Comercialización de Productos Cárnicos y Lácteos, ubicado en la planta Cebycam. Beneficia a 76 familias y está dirigida a apoyar a personas con discapacidad.

Un tercer programa evaluado está ubicado en  San Juan, en el cantón Riobamba. Consiste en la  repotenciación del centro de enfriamiento de leche.

Todos los proyectos iniciaron en 2015 y se encuentran en proceso de evaluación, antes de su cierre, que implica el paso definitivo de los proyectos, a manos de la comunidad. La asistencia técnica se retirará después de 15 meses de seguimiento.

“Con eso se repotencia la verdadera agricultura familiar campesina, que es el objetivo”, destacó Huilca.

El “Buen Vivir” se financia con recursos económicos del Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA) y del Gobierno de España.

Fuente: Magap | ElProductor.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here