En febrero de 2016 se retiraron 21.057 kg de basura de 52 cuerpos de agua de Ecuador. Conozca más detalles.

A pesar de que los océanos son la primera fuente de producción de oxígeno, ayudan a regular el clima mundial, proveen alimento a millones de personas, son el hábitat de una gran variedad de seres vivos, proporcionan medicinas y muchos más recursos, los seres humanos contribuyen a que su condición esté cada vez peor, por la contaminación, la pesca ilegal, la sobrepesca y más.
Pelayo Salinas, ecólogo marino sénior de la Fundación Charles Darwin (FCD), manifiesta que las personas cada día con sus acciones pueden hacer que estos ecosistemas mantengan niveles de vida más saludables. “Cuando vayas a la playa recoge la basura, realiza pesca certificada y de forma amigable sin usar artes de pesca dañinos…”, sugiere.
Por ejemplo, dice, la sobrepesca ha causado la pérdida de más del 90% de los volúmenes de grandes peces y la mayor parte de las pesquerías a escala global están en declive o han colapsado. En cuando a la basura, el microplástico amenaza a la vida marina en general.
Los aportes

El experto indica que el fitoplancton que existe por millones en los océanos produce más oxigeno que todos los bosques del mundo. También son el mayor banco de carbono porque toman CO2 de la atmósfera.
Y aunque esto contribuye a combatir el cambio climático, este último fenómeno ha hecho que los océanos se vuelvan más ácidos, lo que afecta a las plantas marinas en su crecimiento y productividad y entonces se produce menos oxígeno y absorbe menos CO2 de la atmósfera.

El plástico, un peligro

La basura concentrada en los océanos llega por medio de las aguas de correntía o directamente desde las playas, refiere Pelayo, quien agrega que hay reportes de que larvas de peces, cetáceos, tortugas y otros animales marinos se están alimentando con plástico y microplásticos, lo cual “causa una gran mortandad a escala mundial”.
La sobrepesca es otro gran problema, porque “llevamos pescando mucho tiempo y demasiado”. Todo esto porque cada vez se mejoran las técnicas para pescar, se cuenta con más tecnología, con radares, más sondas y redes que bajan a profundidades para obtener una buena producción. Pero de esa manera se está sacando los peces más rápido y los océanos no pueden aguantar o peor aún regenerarse al mismo ritmo.

Combate a la pesca ilegal

Según informa el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), el domingo 5 de junio entró en vigencia el primer tratado internacional de carácter vinculante dirigido a prevenir que los peces capturados ilegalmente ingresen a puertos de todo el planeta.
Este acuerdo es un gran paso en la lucha mundial para erradicar la pesca ilegal, señala Michele Kuruc, vicepresidenta de política oceánica de WWF Estados Unidos.
La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) reporta que la pesca ilegal no declarada y no reglamentada continúa teniendo un impacto devastador, llegando a alcanzar un valor anual estimado de entre 10 a 23 mil millones de dólares.

Galápagos, un ejemplo

La prohibición en el Archipiélago de usar fundas plásticas y otros productos de ese estilo, desde 2015, contribuye a que menos basura plástica llegue a los océanos, manifiesta el biólogo marino Pelayo Salinas.
Muchas fundas plásticas terminan en los vertederos y en los océanos, las cuales tardan miles de años en descomponerse. “Desafortunadamente los océanos están conectados y mueven masas de agua durante miles de kilómetros, arrastrando desechos y depositándolos en lugares apartados, como en Galápagos, lo que constituye un problema global”, asegura.

 

Día Mundial

Los océanos son considerados el corazón del planeta porque conectan a las personas de todo el mundo, con independencia de donde vivan, señala la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Lamentablemente, agrega el organismo internacional en su página web, algunas actividades humanas, como la pesca ilegal, las prácticas de acuicultura insostenibles, la contaminación marina y la destrucción del hábitat y las especies exóticas, así como el cambio climático y la acidificación de los océanos, tienen un impacto negativo sobre los océanos y los mares.

El plástico

Una gran amenaza

Para tener océanos cuidados y un planeta sano hay que detener la contaminación por los plásticos.
Es una amenaza grave. El plástico se degrada lentamente y contamina las vías fluviales durante mucho tiempo.
La polución de los plásticos perjudica a la salud de los animales marinos, incluido el zooplancton, pues confunden las micropartículas con alimento.
Los científicos temen incluso que tenga efectos dañinos en la salud humana.

 

Océanos

Su utilidad

Son fuente de proteína para 2.600 millones de personas.

Representan el 96% del agua del planeta.

Mantienen la concentración de oxígeno.

 

Fuente: La Hora | ElProductor.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here