La Chiquita es una población de 150 habitantes, recinto perteneciente a la parroquia Tululbí del cantón San Lorenzo, al norte de la provincia de Esmeraldas, asentada en las riberas del riachuelo que lleva el mismo nombre.

Sus habitantes, la mayoría de tez morena, manos endurecidas por el trabajo fuerte en el campo, viven de la agricultura. “También trabajamos en algunas de las palmeras, la pesca en el río y la madera que se encuentra en nuestros predios”, dicen con orgullo los habitantes de esta comunidad.

Beatriz Valencia y Carmen Arroyo, lideresas de la comunidad, afirman que desde tiempos remotos sus abuelos habitaron en el sector y se dedicaron a la pesca cuando el río era sano, así como a la agricultura.

Cultivo de cacao

El principal cultivo que les sirve como fuente de ingresos es el cacao, “también cultivamos coco, yuca, cítricos, borojó, ovos, maracuyá y otras plantas y productos de consumo diario”.

La comunidad carece de los servicios básicos como agua potable y alcantarillado; el transporte lo realizan en las rancheras que tienen sus turnos hacia Ricaurte, cabecera parroquial de Tululbí.

En la actualidad se encuentran en lucha permanente para que las autoridades del Ministerio del Ambiente y el Gobierno Municipal tomen las medidas necesarias para impedir que se siga contaminando las aguas del riachuelo La Chiquita, como fuente natural de abastecimiento en otros tiempos.

“La educación de nuestros hijos está garantizada, puesto que tenemos una escuela y el Distrito de Educación aporta con los profesores para su normal funcionamiento”, aseveraron las lideresas comunitarias.

Fuente: La Hora| ElProductor.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here