Hace 20 años nace en Quíbor, municipio Jiménez, del estado Lara, la Asociación Civil de Productores de semilleros de Campo Lindo y Campo Alegre (Aciprosemcla), la cual con el pasar de los años fue aumentando el número de producción de plántulas de tomate, pimentón y ají. Sin embargo, en los últimos años se ha registrado una merma de 50% por problemas de los cuales no escapa este sector productivo nacional.
En la parroquia Tintorero, del municipio Jiménez del estado Lara, aproximadamente 120 productores siembran en cultivos protegidos de tomate, pimentón, ají y repollo, en promedio son unas 90 hectáreas en los sectores de Campo Lindo y Campo Alegre.
Los problemas por la escasez de semillas obviamente afecta a este sector, el cual ha registrado un descenso en los últimos años. Al respecto, Luis Corobo, miembro de la Asociación Civil de Productores de semilleros de Campo Lindo y Campo Alegre (Aciprosemcla), comenta que en 2015 produjeron alrededor de 70 millones de plántulas mensuales, y las cifras oscilan entre 35 y 45 millones de plántulas por mes, lo que representa una reducción que va de 45 a 50%.
Explica que las razones principales de la baja producción son el alto costo de los insumos, y que además no hay semillas de calidad genética, no hay híbridos en el mercado por falta de divisas, situación que para nadie es un secreto, y los productores casi que la mayoría se reservan las semillas para la producción en casa.
Corobo indica que la falta de insumos y alto costo de los implementos ha llevado a que quienes antes cultivaban 10 hectáreas ahora apenas cultivan una, y en los últimos tres meses la situación se ha puesto mucho más fuerte. Aunado a ello Agropatria no garantiza la totalidad de los insumos agrícolas los precios son altísimos en la calle. “Si no hay semillas para los productores del campo abierto menos habrá para los de cultivo protegido”, lamenta.
De Jiménez para Venezuela
El representante de la Asociación Civil Vendemos señala que venden plantas en todo el ámbito nacional, con mayor frecuencia a la zona Andina y los llanos centrales. Hasta el año pasado distribuían 62% de plántulas en el país, pero ese porcentaje se ha visto afectado, por razones ya explicadas.
“Trabajamos con las uñas, no hay apoyo gubernamental. Sin embargo, seguimos produciendo aportando a la alimentación nacional, pues los gobiernos pasan, pero los productores quedan y siguen produciendo”, expresa.
Fuente: Fresh Plaza | ElProductor.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here