Dentro del marco del proyecto regional ‘Concha’ que se aplica en Colombia, Perú y Ecuador, en el país se lo ejecuta en los cantones Eloy Alfaro y San Lorenzo, al norte de la provincia de Esmeraldas, con la estrategia de autovedas para proteger al molusco y elevar su producción.

Así lo explicó Manuel Solís, coordinador regional del Proyecto, “las acciones se vienen desarrollando desde septiembre de 2013, cuyos propósitos se orientan a autovedar áreas del manglar en las asociaciones de las comunidades Palmarreal, El Viento, Tambillo, Pampanal de Bolívar y Santa Rosa”, expresó el dirigente comunitario.

Agregó que con las actividades que se realizan, además de preservar el manglar, se recupera el producto concha, para lo que se realizan las mingas de limpieza de las comunidades y el manglar como campañas de sensibilización en estudiantes, docentes, autoridades locales y ciudadanos habitantes de los asentamientos al interior del ecosistema manglar.

Hace ocho achos

Las representantes de las asociaciones de concheras y concheros de las comunidades involucradas, generaron la idea del proyecto desde hace ocho años, “porque antes se ingresaba al manglar y se recolectaban hasta 500 conchas en dos horas de trabajo, en la actualidad el más hábil y con suerte se logra cosechar entre 50 hasta 100 conchas”, aseveraron.

Los resultados en cuanto a la recuperación de la concha en las áreas autovedadas, han sido positivos, con incremento significativo en la recolección del producto en las poblaciones en las que se ha aplicado esta alternativa de manejo natural del recurso.

En Campanita, Palmarreal, El Viento, Tambillo, Pampanal y Santa Rosa, antes de la aplicación de autovedas se cosechaban entre 80 y 120 conchas, las familias concheras recolectaron hasta 600 unidades, además, si se respeta cosechar conchas entre 4 y 5 centímetros y las pequeñas se devuelven al manglar, la recuperación es más efectiva.

Se elevan ingresos

Se ha demostrado que con autovedas de 5 a 6 meses se recupera la concha, elevando los ingresos económicos de las familias que viven exclusivamente del producto concha, a esto se añade un sistema de comercialización que elimina intermediarios, favoreciendo a los recolectores directos.

Las mingas se realizan en horas de la mañana, con la participación de la mayoría de personas que se dedican a la recolección de la concha, se hace consciencia que la basura es parte contaminante del manglar y pone en riesgo el recurso que proporciona los ingresos para el diario vivir.

Los trabajos se realizan de manera conjunta con las instituciones que tienen que ver con la preservación de los recursos naturales, por eso la presencia del Ministerio del Ambiente, Gobierno Parroquial que tiene la competencia en el territorio, unidades educativas, policía y Ministerio de Salud.

Financiamiento

El proyecto es financiado por la Unión Europea y ejecutado en los territorios involucrados por la Fedarpom de San Lorenzo y Fedarprovin en Eloy Alfaro, que ayudan a financiar para la sostenibilidad del proyecto los gobiernos locales de Tambillo, Pampanal de Bolívar y Palmarreal.

Si no se toman las medidas de preservación del precioso y delicioso molusco, se estima que en dos o tres años no habrá concha en los manglares de los dos norteños cantones, son más de 2.000 familias que diariamente ingresan al manglar en busca del recurso para sostener a los hogares de estas comunidades. (DCG)

Números para pensar

En la ciudad de San Lorenzo hay 1.200 familias que viven de la concha.

En Palmarreal 700 familias se dedican a la recolección del molusco

Tambillo en promedio 150 familias.

Pampanal de Bolívar, en promedio, 250 dependen de la concha.

En El Viento 40 y 100 en Santa Rosa.

Fuente: La Hora | ElProductor.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here