Las líneas base de la negociación están listas. El Gobierno adelanta los diálogos para cerrar dos contratos con empresas y bancos de China y Corea para la construcción y el financiamiento de la anunciada Refinería del Pacífico.

Al menos, eso se desprende de la presentación que las autoridades de sectores estratégicos hicieron al presidente de la República, en mayo pasado, y a la que EXPRESO tuvo acceso.

El primer contrato (EPC) contempla el diseño, la instalación, la adquisición de materiales y construcción de la megaobra de infraestructura que se levantará en El Aromo, en Manabí.

A cargo de esta fase estaría el consorcio conformado por China Tianchen Engineering Corporation (34 %), China Machinery Industry Construction Group (30 %), Hyundai Engineering and Construction (25 %), Beijing Petrochemical Engineering (6 %) y Hyundai Engineering (5 %).

De acuerdo con la previsión de la Refinería, la construcción de la planta tomará 60 meses. El consorcio tendrá la operación y mantenimiento por 10 meses adicionales. Será un periodo de prueba.

En las negociaciones, el consorcio contratista también aceptó que el 95 % de la mano de obra no calificada sea ecuatoriano, 90 % en el área administrativa y 75 % en la técnica. El contenido local en bienes y servicios estará entre el 10 y 20 %.

¿Cuánto representará eso para la economía ecuatoriana? Entre 2.030 y 4.610 millones de dólares, dice la proyección. Aunque existe una condición: “Para lograr el máximo impacto se requiere que el Estado desarrolle un plan de capacitación y un programa de compras nacionales”.

La Refinería debería estar operando, a más tardar, en 2022. La oferta del Gobierno es que, entonces, el país se convertirá en productor de derivados, en lugar de ser exportador de crudo.

Sin embargo, la producción local de petróleo no será suficiente. La operación de la planta obligará al país a importar oro negro desde 2027 (ver cuadro).

El año 2022 también marcará otro punto de inflexión en la marcha del proyecto. “La entrada de un inversor privado en el accionariado de la Refinería representa una posible puerta de salida del Gobierno”, dice la presentación oficial. ¿Cómo? No se descarta la venta estratégica de una minoría de los activos ese año.

Por ahora, Petroecuador mantiene el 51 % del paquete accionario. Pdvsa es dueño, todavía, del 49 %. Aunque el ministro de Sectores Estratégicos, Rafael Poveda, adelantó que esa participación se reduciría hasta el 16 %.

Fuente: Expreso | ElProductor.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here