El giro político de Latinoamérica está siendo más rápido de lo esperado. La XI cumbre de la Alianza del Pacífico (México, Colombia, Perú, Chile y 49 países observadores) en el paraíso chileno de Puerto Varas, consagra el vuelco regional hacia la ortodoxia, con la llegada de Mauricio Macri a un organismo que apuesta por el libre comercio y que era un anatema para los movimientos de la izquierda bolivariana ahora en retroceso.

Argentina lleva menos de un mes como observador y su entrada en la Alianza tardará, pero el acercamiento ya la ha convertido en la gran protagonista de una cumbre que marca el final de la guerra a muerte con EE. UU. y los grandes centros financieros de poder que llevaron a cabo los líderes bolivarianos.

Latinoamérica está ahora dividida en varios grupos regionales, entre los que la Alianza del Pacífico representa con más claridad la apuesta por el liberalismo. México, Colombia, Perú, Chile, que tienen 220 millones de habitantes, suponen el 40 % del PIB regional y han liberalizado de aranceles el 92 % del comercio entre ellos. En el lado opuesto está Mercosur, con los hiperproteccionistas Brasil, Argentina, Venezuela y Ecuador, con salarios más altos que la media y más de una década en manos de gobiernos de izquierda.

 

 

Fuente: Expreso | ElProductor.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here