El Plan Cuy, iniciativa de la Prefectura del Azuay que se ejecuta a través de su empresa AgroAzuay, se encuentra en su segunda fase, tras los resultados positivos alcanzados en sus inicios; el propósito es reactivar la economía de las familias azuayas.

La nueva etapa empezó esta semana y la meta es entregar 4.000 pies de crías. El proyecto surgió de la necesidad de potenciar la crianza de cuyes en la provincia, como una fuente de ingresos económicos para las familias, tomando en cuenta que si bien se trata de una actividad a la cual se dedica casi toda la gente en la zona rural, son muy pocas las que han intensificado la misma con fines comerciales.

En principio fue Agroazuay la entidad que entregó a cada familia, un promedio de 10 cuyes hembras y un macho, de razas genéticamente mejoradas, para la reproducción, luego son los beneficiarios quienes una vez que han obtenido nuevas crías, devuelven a la empresa la misma cantidad que recibieron, lo que permite ampliar la cobertura del proyecto, entregando a más personas de diferentes localidades de los 15 cantones del Azuay.

Eduardo Idrovo, gerente de Agroazuay explicó que la primera etapa del Plan Cuy, inició hace un año atrás con el diagnóstico, capacitación y entrega de 2.000 crías, beneficiando a unas 1.200 personas.

En esta segunda fase recién iniciada, se han considerado familias de los cantones Paute, Cuenca (Tarqui), Santa Isabel (Cañaribamba y el Carmen de Pijilí); y otros sectores a los que se proveerá de los pies de cría en los siguientes meses. Para garantizar la continuidad de la raza, los cuyes son areteados.

Es una gran oportunidad que nos está brindando la Prefectura para las personas que nos dedicamos a esta actividad; hasta ahora hemos criado los cuyes sin ningún asesoramiento y han sido animales de raza pequeña, por eso nos pagan barato y lo que más se ha utilizado es para consumo familiar, con esta ayuda vamos mejorando nuestro trabajo, y eso ayudará para tener más dinero para cubrir las necesidades de nuestras familias, fue el comentario de Gloria Brito, de la comunidad de Monjashuaico, cantón Paute, beneficiaria del proyecto.(AZD)-(I)

MÁS DETALLES

* El cuy entregado al ser de calidad mejorada, logra el peso ideal para el consumo en menor tiempo, es decir 1.500 gramos, en tres meses, mientras que los otros que se han venido criando, requieren cinco meses.

* Técnicos de Agroazuay aclaran que el sabor del cuy no tiene variación, porque la alimentación es la misma con que se alimenta a los criollos, además personal especializado de la empresa asiste a los beneficiarios.

Fuente: El Mercurio | ElProductor.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí