Con éxito culminó AQUAEXPO 2016 en el hotel Hilton de Guayaquil, donde se pudo apreciar un sector en progreso que se ha levantado ante las adversidades y que seguirá  compitiendo y preservando un sitial importante en los mercados internacionales. Para conocer más detalles de este sector y sus avances ELPRODUCTOR.COM dialogó con el presidente  ejecutivo de la Cámara Nacional de Acuacultura  José Antonio Camposano.

¿En este Aquaexpo 2016 se notó un sector pujante en franca recuperación, era lo que se pretendía mostrar en el evento?

El efecto es el contrario, uno tiende a pensar que lo que ve como feria comercial o el tamaño o el interés de participar en las conferencias se debe  al momento que vive la industria,  si fuera así  la feria más grande se hubiera dado en el 2014 cuando el sector exporto más de  2.500 millones de dólares. Hoy cerraremos  el año con 200 millones de dólares menos que esa época. Si, se tuvo una leve recuperación frente al año pasado, pero aún tenemos  cifras  por debajo del 2014 que marcó un record.

Lo que vemos ahora es un camaronero que como empresario ha madurado, ha aprendido de sus experiencias pasadas  y hoy  sabe que solamente puede mantenerse vigente a través de la inversión y fortaleciendo su competitividad en un país  dolarizado  que tiene estructuras de costos inflexibles; entonces invirtiendo en sus fincas puede lograr esa eficiencia que le permita seguir exportando y seguir creciendo.  Lo que vimos  en Aquexpo  es  la inversión que estamos haciendo para el futuro.

Los resultados de este Aquexpo se verán en el 2017 o 2018, es el esfuerzo de un empresariado que sabe que lo que se ha logrado  “el primer  lugar en exportaciones a Europa, el tercer lugar a EEUU, la más alta tasa de crecimiento de importaciones desde países asiáticos, es producto de la inversión”.  Esa es la interpretación de este Aquexpo, ver cuánto beneficio más  podemos sacar, reconociendo que hoy entendemos lo frágil que es la relación entre el cultivo y el medio ambiente.  Si presionamos al ecosistema incrementando las densidades de siembra nos vamos por el camino equivocado porque ya lo vivimos con los países asiáticos y vimos lo que significó para ellos el duplicar sus áreas de siembra. Entonces lo que estamos  viendo es un empresario que se está preparando para luego cosechar.

¿En qué grado de eficiencia está el sector?

Estamos en muy buen grado, sin duda la calidad  ecuatoriana es reconocida y los volúmenes han venido creciendo en forma sostenida, pero estamos a puertas de un fenómeno que en la cámara lo hemos bautizado como acuacultura 2.0 por que esta nueva versión del acuicultor no solo está pensando en las mejoras de rendimientos en términos financieros , sino como tecnificarme  para reducir las mortalidades, aprovechar mejor el alimento balanceado , cuidar el recurso hídrico  y hacer un mejor uso de los insumos, sabiendo que cuidando todo esto se mantiene la calidad,  siendo eficientes  se le está dando al consumidor lo que pide. En  este momento  escuchamos hablar al camaronero en términos más profesionales de los que no hablaba hace 8 años  atrás. Han pasado 50 años de domesticación del camarón en Ecuador, cuanto hemos aprendido en esos 50 años. Es un momento muy dinámico de aprendizaje.

¿Este avance se debe  al ingreso de gente joven al sector y el poder de las nuevas generaciones?

Hay un salto generacional, en algunos casos vamos a tercera generación de camaroneros lo que aporta con ideas nuevas, pero en la cámara tenemos  camaroneros pioneros que se mantiene vigentes a la fecha  y es contar con el talento que supo identificar una oportunidad en su momento y adaptarse lo suficiente para seguir vigentes al día de hoy, entonces los jóvenes que entran con ímpetu e ideas nuevas tienen que reconocer en ese liderazgo la capacidad de evolución de muchos líderes de la industria. Entonces es la combinación de talento joven, con el camaronero que evolucionó y recibió muchos golpes como fue levantarse de la mancha blanca. Pero el camaronero sigue trabajando, creando y buscando la manera de ser eficiente.

¿En la inauguración, el Ministro de Agricultura pidió excusas al sector por el abandono  del gobierno hacia ustedes, como toman esto, y como han hecho para salir adelante sin necesitar del gobierno como  los demás sectores?

Las palabras del Ministro calaron en mucha gente de la industria, porque  por primera vez se reconoce que hemos salido adelante solos, que no hemos tenido ayuda directa de las autoridades cuando hemos tenido que enfrentar adversidades, sin embargo el Ministro resaltaba lo que yo he dicho, hemos tenido una mesa del camarón, porque nunca dejamos de acercarnos, no para pedir ayuda sino creemos que el Estado debe regular las normas que debe regular y adecuar las normas que debe adecuar, pero yo le reconozco al Ministro Ponce que en su administración se logró la actualización de la norma que regula la actividad camaronera, la ley de pesca y su reglamento  se actualizó el 28 de diciembre del 2015 y hoy las concesiones camaroneras se dan por 20 años , eso era un impensable, si el ministro cree que es poco, para nosotros es mucho porque el camaronero que hoy recibe su concesión sabe que tiene garantizada su tierra para invertir en ella y dejarla a sus hijos. Aunque no hemos tenido acompañamiento del estado, hemos tenido colaboraciones importantes siempre dialogando, en una mesa de negociación.

Hay que reconocer también lo que dijo el ministro, cuanta ciencia y tecnología hay detrás del camarón, y cuanto valor agregado hay detrás de estos productos.

¿Para dónde va el sector y más ahora con la firma del Acuerdo Comercial con la Unión Europea (UE)?

Ya está la fecha dada para la firma del  acuerdo comercial el 11 de noviembre, yo voy a estar en la firma en esa delegación, el sector camaronero junto al atunero han sido los más activos en apoyar ese acuerdo comercial y se han sumado otros sectores.

¿Luego de esto que nos depara?  seguimos trabajando es la única manera que conocemos para salir adelante , tenemos  que competir contra China, Indonesia , Malasia , India, Tailandia etc., es la única manera de competir en un país caro para producir, es invertir para lograr esa eficiencia, se cuenta en el país con una industria como la nuestra que atrae inversión nacional y extranjera, somos una industria apuntalada a su eficiencia , los gobiernos pasan y las empresas y los sectores privados somos los que quedamos y nosotros creamos nuestra propia suerte a partir de nuestro trabajo. ¿Que el Estado debe participar? es claro, el Estado tiene un papel que cumplir que nosotros no podemos hacer como es negociar un acuerdo comercial. Estamos preparados para decirle al Estado que siempre encontrará de este lado un sector privado que invertirá y siempre mirando cómo mejorar su eficiencia.

Fuente: ElProductor.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí