La cosecha se avecina y como ya es habitual, la logística y las paritarias del sector frutícola no están resueltas. La novedad es que ahora también hay polémica por la fecha en la que se debería comenzar a recolectar la fruta de las plantas.

Productores frutícolas de la región marcaron que la pera Williams podrá ser cosechada a partir de la segunda quincena de enero del 2017. Eso dista de la fecha dada por el INTA Alto Valle en su publicación del calendario tentativo de la cosecha, en donde señala que esta variedad podrá ser recolectada desde el 7 de enero. Surge ello del informe sobre fechas de floración y su efecto en las fechas de cosecha y desarrollo de madurez.

La diferencia no es menor: si se cosecha antes de tiempo, la fruta no tendrá las cualidades necesarias para que los productores obtengan buenos precios. Y también puede haber complicaciones en las paritarias si se apuran las negociaciones para salir a cosechar.

Eduardo Artero, productor cipoleño dijo que en su chacra tiene “las peras más grandes, pero no llegan para ser cosechadas el 7. Me gustaría ver la pera Williams que tiene el INTA en su estación experimental que se puede cosechar en esa fecha y así poder copiarlos. La verdad me extraña mucho esa fecha que dieron”.

Otros chacareros marcaron que este calendario tan adelantado tal vez tenga que ver con las ventas, con las exportaciones y así poder competir con otros mercados, pero apuntan que esta determinación tiene como destinatarios a las grandes empresas, para que inicien la cosecha, procesamiento y puedan embarcar hacia puntos de ultramar días antes de lo que se venía dando años atrás. Así, al menos desde la logística, la fruta regional se posicionaría mejor.

Por su parte, el empresario frutícola Gabriel Grisanti de la empresa cipoleña Tres Ases, consideró como “positiva” la fecha de inicio de la cosecha de la pera Williams, “por el tema financiero, se comienzan a dar los ingresos. Pero esto seguramente se dará en todo el hemisferio sur, por las cuestiones climáticas. Nosotros trabajamos con un producto natural, hay años de adelantamiento (de la cosecha) y otros en los que se dan atrasos. Vemos buen calibre, en el recuento notamos algo menos en la cantidad de fruta”.

Luego, Grisanti habló de la situación del sector y afirmó: “Es lamentable y preocupante lo que está sucediendo con algunas empresas colegas, como por ejemplo Expofrut. Se están perdiendo puestos de trabajo. Además nos están quitando todo lo que se había conseguido”.

“La pera no espera”, dice el refrán chacarero, aunque ahora parece que la cadena productiva es la que no espera a la fruta.

Fuente: Fresh Plaza | ElProductor.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here