El sector ganadero de Manabí está golpeado por la falta de agua. Así lo confirmó el presidente de la Asociación de Ganaderos del Litoral, Rubén Párraga.

La falta de lluvias ha secado los pastizales en varios cantones de Manabí y esto perjudica directamente a la alimentación del ganado. “Cerca de 200 reses han muerto y otras 2.000 están en peligro”, señaló Párraga al tiempo de pedir al Gobierno que declare en emergencia al sector para conseguir medidas paliativas al problema.

Víctor Cedeño, ganadero de Jipijapa, comentó que no puede suministrar el agua que 40 vacas necesitan y que requieren beber alrededor de 60 litros al día. Manifiesta que esta situación hace que la ganadería no sea una actividad rentable, pues los productores de leche y carne deben comprar forraje para alimentar a las reses.

Miguel Plaza, presidente de la Asociación de Ganaderos de Paján, asegura que todo está totalmente seco, ya que las vacas se mueren y están delgadas, lo cual no permite obtener una mejor producción de leche.

El gremio exige al Ministerio de Agricultura Ganadería y Pesca (Magap) tomar los correctivos necesarios para evitar que los daños sigan aumentando, debido a la sequía en Manabí.

 

 

Fuente: La Hora | ElProductor.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here