La ligera lluvia que cayó ayer en varias zonas de la Costa del Ecuador es una “bendición” para un sector que estaba padeciendo por la falta de agua.

La precipitación es un aliciente para los que planifican la siembra de maíz amarillo (para consumo animal principalmente), pues es un cultivo que puede ser sembrado con escasa agua sobre todo en las zonas altas de Guayas, Los Ríos y Manabí, las tres provincias productoras más relevantes.

Agricultores de Santa Lucía, Jujan, Milagro, Yaguachi y parte de Babahoyo reportaron una lluvia importante que mojó parte del maíz que algunos agricultores se arriesgaron a sembrar a inicios de mes.

“El grano ya estaba sufriendo por agua, se necesitaba de manera urgente una lluvia porque los pozos no abastecen; el agua del pozo se termina en dos horas o menos de riego”, manifestó Jorge Mayorga desde Jujan (Guayas). Eso también ayuda a otros cultivos.

Uno de ellos es el cacao. Muchos también comenzaron a sembrar cacao de injerto (CCN-51), que en sus primeros meses, hasta que la planta esté enraizada en el piso luego del trasplante, necesita de agua en abundancia. La lluvia por tanto, solo ayuda a mojar la tierra y mejorar la producción, también reduce el pago de jornales y combustible que genera el riego con bombas.

Agricultores y expertos, sin embargo, no creen que el invierno que “pide pista” sea muy fuerte, más bien, opinan que para enero y los meses que siguen será irregular. El maíz es un cultivo que en la mayoría de zonas, se produce durante la época lluviosa.

 

 

Fuente: Expreso | ElProductor.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here