Antonio Castro produce semillas registradas de arroz para certificación en su predio de 10 hectáreas, ubicado en el recinto Palo de Iguana, de Daule, provincia del Guayas. Hace una semana inició la cosecha de verano y los resultados lo dejan satisfecho: seis toneladas métricas por hectárea (Tm/ha); es decir, una tonelada más que el ciclo anterior.

Cerca de allí, en el sector El Piñal, Julio Plúas también recolectó semillas. Su rendimiento bordea las 7,5 Tm/ha, productividad similar que obtuvo Milton Villegas, en el sector conocido como Plan América.

Castro, Plúas y Villegas integran el Plan de Multiplicación de Semillas Certificadas de Arroz, que emprende el Ministerio de Agricultura, Ganadería, Acuacultura y Pesca (MAGAP) y la empresa pública Unidad Nacional de Almacenamiento (UNA EP).

En este programa participan 32 productores de Guayas y Manabí, pero desde el invierno 2017 se unirán semilleristas de la provincia de Los Ríos. El objetivo es conseguir semillas de calidad, resistentes a enfermedades y/o plagas para, con su posterior distribución, asegurar cultivos sanos y rentables en zonas arroceras del país.

El rendimiento promedio nacional es de cuatro toneladas, pero de las inspecciones técnicas recientes realizadas a las parcelas, se determinó que la productividad en todos los semilleros supera las seis toneladas.

 

“Gracias  a la ayuda técnica del MAGAP y UNA EP hemos mejorado la producción; también accedimos a créditos y ahora estamos a la espera de que el INIAP nos ayude con una nueva semilla,  porque tenemos que lidiar con la cinta amarilla para bajar los costos”, resumió Julio Plúas.

Para Antonio Castro lo más destacable fue el acompañamiento técnico que tuvo durante todo el ciclo de producción. “Volvería a participar en este programa, porque uno se beneficia de los insumos que nos dan y de los técnicos que nos visitan. Trabajamos bien así”, manifestó.

El Plan de Multiplicación de Semillas de Arroz inició en el verano del 2014, cuando se logró una producción de semillas certificadas de multiplicación para cubrir una superficie de 7.060 hectáreas de arroz.

Un año después, el volumen de semillas cosechado abarcó 25 mil hectáreas (invierno y verano) y en la actualidad, se prevé cubrir 30 mil hectáreas en los dos ciclos. Los beneficiarios acceden a kits agronómicos compuestos por semillas, fertilizantes y otros insumos, subvencionados por el MAGAP y provistos por la UNA EP.

“Esta es nuestra tercera experiencia: comenzamos con 50 hectáreas. En esta ocasión llegamos a 210 hectáreas, en las que hemos comenzado a cosecharse; y para el próximo ciclo de invierno tendremos alrededor de 400 hectáreas”, informó Erwin Gagliardo, técnico del MAGAP y líder del referido Plan.

A decir de Jonathan Huacón, técnico de la UNA EP, la acogida responde a los exitosos resultados acumulados, gracias al conocimiento generacional de los agricultores y la asesoría e innovación tecnológica ofrecida como política de Estado.

“Que los semilleros tengan alta productividad se debe al manejo agronómico que le damos al cultivo en la parte fitosanitaria; control de maleza y que no tenga problema de salinidad en los suelos, para que suban los rendimientos”, explicó Huacón.

Dicha teoría es confirmada por el productor Milton Villegas. “Nos damos cuenta que hemos logrado conocimientos y con esta tecnología podemos incrementar más la productividad”.

Fuente: Magap | ElProductor.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here