Un vendedor le dio 18 plátanos por los tres dólares. Cedeño hizo el negocio y se fue a su casa.

Este maestro señaló que es un precio sin parangón en la historia de este producto muy solicitado en los hogares manabitas. Dijo que estaba caro y que el país debe volver a ser productor para evitar este tipo de situaciones.
Otros clientes tuvieron la misma preocupación. María Macías señaló que en su casa su esposo e hijos acompañan las comidas con plátano. “En el desayuno no puede faltar, ya sea asado o frito, con carne o con queso”, indicó la mujer, que recibió 20 plátanos por dos dólares.
Causas.
Otros en cambio dijeron que ya están acostumbrados al elevado precio de la fruta. Carlos Macías señaló que hace un mes el costo se elevó y lo que hace es alternar con pan o con tortillas de maíz, aunque afirmó que un pan vale 15 centavos y aún sigue más arriba que el plátano.
Onésimo Cano, quien tiene 35 años en el negocio, señaló que no recuerda una crisis de precio como ésta.
Mencionó que todo se origina por la escasez del producto.
Recordó que el plátano se produce en Manabí, pero también llega de Quevedo y Santo Domingo, donde por ahora no llueve y el suelo seco no permite que se desarrolle el tallo y por ende no llega a los centros de abasto.
Si no llueve el precio seguirá aumentando, aseguró.
Antonio Cano, otro vendedor, agregó que a la sequía se suma que el plátano barraganete que se produce en el cantón El Carmen es para exportación y otra parte se la convierte en chifle, por lo que muy poco llega al mercado portovejense.
Lo poco que arriba es “peleado” por los comerciantes. Además, dijo que el manabita prefiere el plátano dominico -también conocido como el plátano de vega- que es más pequeño pero más suave. Ese está más escaso.
Problemas.
Los vendedores señalan que cada día tienen discusiones con sus clientes debido a los precios, ya que muchos creen que se trata de especulación. “Para evitar problemas si no hay suficiente producto simplemente no vendo”, dijo Antonio Cano.
Variedad.
Por la escasez en el mercado los tallos llegan a costar 10 dólares en promedio. Muchos compran por unidades, pero un dólar representa entre 6 y 10 plátanos, lo que depende del vendedor, la variedad y el tamaño.
Los compradores pasan angustias por estos tiempos ya que dicen no hay un reemplazo natural para este producto.
Las amas de casa mencionan que el plátano permite una variedad de recetas y se puede consumir puro o elaborado en caldos, menestras, tortas y más. También sirve como acompañante de otras comidas.
En los restaurantes del mercado señalaron que debido al precio prefieren preparar otros productos. “Aunque con una carne asada nadie acepta otra cosa que no sea el buen plátano”, dijo Maritza Mejía, una de las vendedoras.
Fuente: El Diario | ElProductor.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here