El reconocimiento lo hizo la Asociación de Industrias de Chocolate Fino (FCIA).

“Gracias a Dios nunca he ido a ninguna escuela de chocolatería”, dice con orgullo en Barcelona el fundador de la empresa familiar Pacari, que presume de cultivar el primer cacao orgánico y que este 2016 ha conseguido llevarse, por quinto año consecutivo, uno de los títulos de “mejor chocolate del mundo”, en los Premios Internacionales del Chocolate entregados en Londres.
Peralta, quien confiesa no haber tenido “ni idea” del chocolate cuando se metió hace casi 15 años en este negocio, explica que fue eso lo que, paradójicamente, le permitió salirse del “estándar” de la industria y obtener, a partir de un aprendizaje a base de ensayo y error, “una estructura que genera un mejor chocolate”.
Inicios. Peralta, de 44 años, comenzó inventando sus propias máquinas para procesar el cacao ante la falta de dinero, y hoy dice “luchar contra el prejuicio” de que las “estrellas” en la producción de chocolate sean los suizos o los belgas, máxime cuando, asegura, la Amazonía ecuatoriana es “la cuna” del cacao.
Sin embargo, el chocolatero tiene claro que su objetivo no es competir con ellos y reconoce que Pacari -pese a estar en 42 países y contar con más de 160 premios internacionales- es aún una empresa pequeña, en una industria que mueve 200.000 millones de dólares.
Ayuda.   Pacari beneficia a más de 3.500 familias de pequeños agricultores.  Para Pacari, el sabor más amargo lo ha puesto este año el terremoto de magnitud 7,8 en el país.
“Fue durísimo, ha sido un año terrible. 500 familias con las que trabajamos tuvieron afectaciones graves en sus casas, no podían ir a trabajar, perdimos cosecha y tuvimos que salir al rescate”, explica.
Fuente: El Diario | ElProductor.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here