Los incendios forestales siguen causando graves daños a nivel forestal, pero también han dejado consecuencias en el sector agrícola. El Ministro de Agricultura, Carlos Furche se reunió con la Sociedad Nacional de Agricultura (SNA), Vinos de Chile, Sociedad Nacional de Viveristas y la Federación de Productores de Fruta de Chile (Fedefruta), para evaluar los perjuicios de los incendios forestales.

El Secretario de Estado comento “hemos tomado la decisión de canalizar los refuerzos en los que se refiera a forraje para el ganado y vamos a coordinar su llegada y posterior distribución; y luego con Fedefruta, Vinos de Chile y la Sociedad Nacional de Viveristas, el apoyo que nos permita disponer de la posibilidad de que aviones livianos que normalmente se dedican a la fumigación agrícola contribuyan también a la tercera línea agrícola a reforzar el trabajo de combate al fuego. Lo mismo que con alguna maquina agrícola que es útil para estos efectos”.

Furche indicó que actualmente el incendio en la región de O´Higgins se encuentra relativamente controlado, ya que ha disminuido significativamente en su velocidad de avance. “No está controlado pero está más acotado en su avance, en la región del Maule hay una situación más compleja, específicamente en la comuna de Cauquenes el incendió está en una fase muy agresiva”.

El Ministro agregó “hasta ahora con la información que disponemos no es un daño significativo para la producción agrícola, entre otras cosas porque ésta se genera mayoritariamente en el valle central y los incendios han estado concentrados en la cordillera de la costa. Es posible que haya en pequeña escala productores de viñas, sobre todo de viñas tradicionales con cepa País que hayan sufrido daño en su producción. Todavía no los podemos catastrar en detalle porque el incendio aún no se retira, pero si lo miramos desde el punto de vista global, esto no tiene un impacto sobre la producción agrícola”.

Por su parte el Secretario General de la Sociedad Nacional de Agricultura, Juan Pablo Matte, señaló “hemos puesto a disposición del Ministro todo nuestro esfuerzo. Estamos coordinando con agricultores asociados nuestros desde la zona sur que tiene afortunadamente una buena temporada de pasto y por tanto hay disponibilidad de forraje para traer a la zona central”.

Matte explicó que “aparentemente el daño productivo no es tal sino más bien está orientado a un daño potencial en la ganadería, aquellos animales que quedarán sin forraje, por lo tanto hay que ir en ayuda de ellos lo más pronto posible. Además, de eso sin duda habrán algunos daños en algunas viñas marginalmente, en algunos olivos, una planta conservera que están en la zona de Chépica. Ya habrá un minuto para evaluar concretamente aquello”.

Los esfuerzos están en aportar con aviones fumigadores, tractores con rastra de modo de poder ampliar la zona de cortafuegos para que no siga extendiéndose.

Daños concretos

Nicolás Vallejos, Sub Gerente de Operaciones de Agrícola el Grifo, indica que perdimos la planta de procesos, ubicado en Chépica en el sector El Almendral, producto del incendio forestal que atacó la zona. La planta tenía una capacidad de 250 bins, donde se procesaba principalmente: pomáceas (manzanas – peras) y uvas.

“Principalmente se vio afectada la manzana y uva, por lo que estamos buscando realizar los procesos en otras empresas y en otra de nuestras plantas. El caso de la uva afectada, el fuego cruzo la calle de la planta y avanzó por un trigal seco; afecto algunas manzanas”.

Vallejos indica “respecto a la planta perdimos todo, una inversión de 9 millones de dólares, con una máquina de proceso de última tecnología; eso ya no existe, esta todo quemado. Es una perdida muy grande, a eso se suma el daño colateral dejar a más de 150 personas sin trabajo, vamos a tratar de reubicarlos en otras plantas”.

Para revertir los daños, Agrícola el Grifo está realizando una reestructuración logística, “ya que teníamos toda nuestra producción en base a una programación estimada de la fruta, por ende las cosechas no se pueden atrasar, por lo que tenemos que buscar el servicio en terceros y en nuestras otras plantas ver la posibilidad de procesarla en los mismos tiempos que teníamos determinados. Ahora estamos programando la logística”.

Los daños continúan

María Alicia González posee un campo en San Pedro de Alcántara,  400 hectáreas de bosque de eucaliptus, pino, forraje, 10 ha de avena, 15 ha de maíz y 20 ha quinua. “No podemos tomar ninguna medida todavía, porque el incendio todavía no se termina, pero lo primero que tenemos que hacer es cerrar los campos. Estamos viviendo una incertidumbre, porque no sabes cuánto se va a seguir quemando. Necesitamos forraje y máquina para hacer pozos; porque los animales no tienen agua”.

Para el Asesor Silvoagropecuario de Nutrición Vegetal, Luis Retamales Palma, indica que las mayores pérdidas se encuentran en las de riego que se han quemado, porque son millonarias inversiones que quedaron en nada. “A largo plazo la banca tendrá que tener créditos flexibles, para darle una mirada a largo plazo y tener un financiamiento para reparar el sistema de riego y replantar todo lo que se ha quemado. Las plantaciones que no se quemaron, pero no reciben agua, se van a secar igual”.

 

 

Fuente: Mundoagro | ElProductor.com

1 Comentario

  1. Muy interesante el artículo, pero mi sorpresa es haber encontrado a un viejo amigo, Luis Retamales Palma con quien tuve el privilegio de trabajar en Cuba. Le envio mis saludos y mi correo barcenagallardo@gmail.com, les agradezco si le hacen llegar esta nota.

    Idelfonso Bárcena Gallardo
    Isla de la Juventud, Cuba

Responder a Idelfonso Bárcena Gallardo Cancelar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here