Para comenzar a desarrollar la industria frutícola éste 2017, es necesario mirar la temporada anterior y ver las tareas pendientes a desarrollar el presente año.


El presidente de la Federación de Productores de Fruta de Chile, Luis Schmidt evalúa el 2016 de forma positiva en términos generales, “hasta la fecha nos sentimos conformes con el volumen de fruta, en comparación a la temporada anterior”. Pese a que el 2016 fue un año complejo para la industria, desde el punto de vista climático; por lluvias inesperadas, causando estragos en los envíos de uva, teniendo consecuencia en el descenso del envío cerca de un 8%.

Schmidt indica “inicialmente creíamos que en el caso de la uva de mesa nos íbamos a recuperar en comparación a la temporada anterior, que se exportaron 1.350 millones de dólares y esta temporada vamos a llegar aproximadamente a 1.270 y eso está ayudado por cosechas tempranas de Curicó y San Felipe. Pese a ello estamos contentos porque crecimos productivamente un 6%, en término de retornos al país, que es lo que más le interesa a la gente, vamos a estar entre los 4.650 millones de dólares, lejos de los 4.700 millones de dólares del 2014”.

El timonel de Fedefruta recuerda que el 2016 la industria de las nueces se vio afectada fuertemente por las lluvias de abril, bajando la producción de nueces fuertemente en volumen y precio; “para nosotros las nueces son consideradas como un artículo importante debido a la calidad que tenemos, que  es muy buena. El descendió un 3% y el precio un 9%”.

Exportando alternativas

La uva de mesa fue el producto más exportado el 2016 con 1.600 millones de dólares en envíos, seguido de las manzanas, las que han ido cayendo, debido a la rentabilidad del cultivo, “porque tenemos muchos manzanos que tenemos que renovarlos, con variedades bastantes obsoletas; por lo que es necesario un recambio. Esto se ha visto demostrado en las temporadas donde exportábamos 800 millones de dólares y éste año yo creo que vamos a llegar a los 600 millones de dólares”.

El caso de las nueces, Schmidt comenta que existe un crecimiento fuerte en retorno, pero un decrecimiento en volumen de exportaciones, con 600 millones de dólares exportadas. “Las cerezas han tomado protagonismo en las exportaciones, el año pasado se exportaron casi 515 millones de dólares y este año vamos a llegar a 620 millones de dólares, lo que los pondría a la misma altura de las manzanas”.

El caso de las paltas, Schmidt plantea que presentan una baja en comparación al 2015, con 205 millones de dólares y este año vamos a estar cerca de los 190 millones de dólares, esto tiene relación con un problema productivo, ya que es un cultivo añero.

En el caso de los arándanos,  indica que han tenido problemas con el adelanto de la cosecha por las altas temperaturas, lluvias inesperadas y granizos, por lo que las consecuencias se van a observar en la temporada 2017 y va a ser distinto a lo que estamos viendo ahora.

Tareas pendientes

Para el presente año, Luis Schmidt indica “queremos estabilidad, seguridad y que las cosas se hagan bien para avanzar. Chile tiene hoy día la gran posibilidad de desarrollar y ser un referente a nivel mundial. Si queremos duplicar las exportaciones, tenemos que hacer las cosas bien. Nuestro sector está sujeto a la reforma laboral, que a nosotros no nos favorece para nada; por lo que estamos sometidos a un código del trabajo que de alguna manera no recoge las particularidades de nuestro sector”.

El presidente de Fedefruta comenta “queremos pasar la barrera de los 5 mil millones de dólares, creemos que el 2017 tengamos un tipo de cambio adecuado, la gente ha vuelto a invertir y cambiar especies y variedades que no se notan todavía en producción. Creemos que éste año deberíamos volver crecer un 6,5%”.

Agrega que se encuentran trabajando en campañas promocionales con el foco en Asía, para así  llegar a otros mercados asiáticos que están deseosos de tener fruta chilena.

 

 

Fuente: Mundoagro | ElProductor.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here