Las reestructuraciones de los fondos ganaderos, algunos de los cuales han desaparecido por su inviabilidad financiera, un mercado atomizado y el aumento de demanda de proteína animal, por el crecimiento de la población, son algunas causas del reacomodo que se avecina en el negocio de frigoríficos en el país.

Los estimativos dan cuenta de que, en el 2016, Colombia produjo 855.000 toneladas de carne bovina, equivalentes a unos 4 billones de pesos. Además, en sus plantas se sacrificaron un poco más de 4 millones de reses al año.
Hay que anotar que el tamaño del mercado puede ser más grande desde el punto de vista económico, puesto que la cifra de 4 billones de pesos solo incluye lo legal.

 El Invima calcula que de las 642 plantas de beneficio de carne con las que cuenta el país, cerca de la mitad desaparecería porque no cumplen con las normas ambientales y de higiene. Se trata del Decreto 1.500 del 2007, al que debieron ajustarse tras dárseles un plazo de 9 años.

En total, funcionan 388 plantas para sacrificio de bovinos, 142 para porcinos y 112 para aves.

Aunque la producción de carne colombiana dista de la de países como EE. UU., donde fue de 11,3 millones de toneladas, Brasil, con 9,6 millones, o mucho menos Argentina, con 2,6 millones, fue suficiente en el 2016 para atender la demanda interna y remitir envíos a los mercados foráneos.

La FDA, la entidad que administra los alimentos y medicamentos en EE. UU., señala que el mundo importa al año 7,5 millones de toneladas de carne bovina al año, una cifra similar a la que produce Asia (sin incluir a la India).

También cabe destacar que el único jugador extranjero del negocio en el país es la brasileña Minerva Foods, que en el 2015 compró, por unos 90.000 millones de pesos, a Red Cárnica, en Ciénaga de Oro (Córdoba). Procesa unas 300.000 reses al año.

Igualmente, según la revista Contexto Ganadero, el consumo per cápita de carne roja ha crecido en los últimos años en Colombia a 18 kilos, pero aún así es inferior a los 29 kilos del 2000, debido al incremento del consumo de pollo y otras proteínas animales.

Minerva Foods también acaba de ser mencionada como potencial candidata a adquirir las plantas de Friogán, pero todo indica que serán el Frigorífico Guadalupe (Efegé) y su filial Carnes y Embutidos de Colombia (CEC), que ya cuentan con el aval de la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC), pues al integrarse las tres unidades no superarían el 20 por ciento de participación de mercado. Los activos productivos de Friogán en venta son 5 plantas ubicadas en Corozal, Villavicencio, La Dorada, La Pintada y Cúcuta, y 8 puntos de venta de carne en Bogotá.

Como se recuerda, el 78 por ciento de las acciones de esa empresa son del Fondo Nacional del Ganado (FNG), que a su vez es garante de deudas por unos 120.000 millones de pesos.

No obstante, los reacomodos de los frigoríficos no paran ahí: la firma Alimentos Cárnicos, filial del Grupo Nutresa, el mayor conglomerado de alimentos del país, con ventas anuales en Colombia por unos 5,5 billones de pesos y dueño, entre otras marcas, de Zenú, Suizo, Noel, El Corral, Colcafé y Doria, también recibió hace unos días las credenciales de la SIC para comprar, por 25.000 millones de pesos, los activos productivos de Frigofogasa. Estos bienes son del Fondo Ganadero de Santander (Fogasa) y la Comercializadora Coassar. La planta está ubicada en Aguachica (Cesar).

Exportaciones están en auge

La oportunidad para el negocio cárnico colombiano está dada. Las colocaciones de carne bovina en el mercado internacional también van en aumento.

El Ministerio de Comercio, Industria y Turismo indica que en el 2016 sumaron 94 millones de dólares, con un crecimiento del 141 por ciento, frente al 2015. Sin embargo, para este año la meta es de 207 millones, y en el 2018 de 445 millones de dólares. La ministra de Comercio, María Claudia Lacouture, dice que el incremento obedece, en buena parte, a la apertura de mercados.

“Durante el último año y medio se han abierto 8 nuevos destinos: Egipto, Jordania, Libia, Líbano, Georgia, Cuba, Chile y Emiratos Árabes Unidos. Solamente estaban abiertos Curazao, Angola, Perú, Bielorrusia, Kazajistán y Kirguistán, que permitieron reemplazar a Venezuela, que se encuentra cerrado, y que históricamente había sido el principal punto”, agrega la funcionaria.

Actualmente, según la ministra, se están buscando oportunidades en Hong Kong, Vietnam, Singapur, Argelia, China, EE. UU., Indonesia, Israel, Canadá, UE, Arabia Saudita y Kuwait.

 

 

Fuente: El Tiempo | ElProductor.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here