Durante 15 años, entre 1998 y 2014, una aparente desaceleración del calentamiento global dio argumento a los escépticos para afirmar que el fenómeno era “un engaño”. Un estudio publicado señala que esta pausa no fue más que una simple ilusión.
El trabajo de los investigadores de las universidades de Berkeley, en California, y de York, en Reino Unido, confirman las conclusiones de un estudio anterior de 2015 de la Agencia Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos (NOAA).
“Nuestros resultados significan básicamente que la NOAA tenía razón y que sus científicos no alteraron los datos”, apunta Zeke Hausfather, investigador de Berkeley y autor principal del estudio publicado en la revista estadounidense Science Advances.
El análisis realizado en 2015 por los científicos de la NOAA mostró que las temperaturas medidas por las boyas que se utilizan actualmente en los océanos son ligeramente más frías que las registradas en las lecturas que hacían anteriormente los buques.
Estas diferencias de temperatura entre el viejo y el nuevo sistema de medición han ocultado la realidad del calentamiento global en estos 15 años, concluyeron.
El trabajo de la NOAA publicado en 2015 había sido criticado por escépticos del clima, para quienes esta “pausa” era prueba de que el calentamiento era un “engaño”.
Un comité de la Cámara de Representantes, de mayoría republicana, incluso había pedido que los científicos de la NOAA le dieran acceso a sus mensajes de correo relacionados con este estudio.
La agencia había acordado transmitir los datos y responder a todas las preguntas científicas, pero se negó a proporcionar la correspondencia electrónica entre los autores del estudio, una decisión apoyada por los investigadores preocupados por esta inquisición política.
Inicialmente escéptica
En su quinto informe, publicado en septiembre de 2013, el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) señaló que entre 1951 y 2012 la tendencia media de calentamiento global fue de 0,12 grados centígrados por década, mientras que entre 1998 y 2012 fue de 0,07°C por década.
Pero los científicos han corregido ahora esta distorsión por los diferentes métodos para medir la temperatura de los océanos: el aumento de la temperatura media de la superficie de los mares se mantuvo constante en 0,12°C por década durante este período.
El último estudio se basó en datos independientes provenientes de los satélites y de la red de balizas Argos, un sistema mundial de localización y recolección de datos geoposicionados por satélites.
Todas estas medidas confirman los hallazgos de la NOAA en 2015. “Inicialmente estábamos escépticos sobre los resultados de la NOAA, porque mostraron un calentamiento más rápido durante este período que el indicado anteriormente por un estudio actualizado del Servicio Nacional Británico de Meteorología (Met Office)”, dijo Kevin Cowtan, de la Universidad de York.
“Verificamos utilizando diferentes métodos y datos y concluimos que la NOAA tenía razón, una conclusión a la que también llegó recientemente la Agencia Meteorológica de Japón utilizando datos aún recientes”.

Fuente: El Telégrafo | ElProductor.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here