Cerca de 300 inscritos formaron parte del V Conteo Navideño Binacional de Aves. Esta actividad busca la conservación de las especies, involucrando a la ciudadanía en la tarea. El objetivo es retroalimentar a los científicos y biólogos conservacionistas interesados en estudiar la salud, peligro de extinción y el estado a largo plazo de las aves de Norteamérica, Latinoamérica y El Caribe.
Es el único conteo a escala mundial con carácter binacional
El Ministerio del Ambiente, a través de la Dirección Provincial del Carchi, impulsa desde 2012 el Censo Binacional de Aves con el fin de sensibilizar a la población sobre la importancia de conocer, valorar y proteger la riqueza de la avifauna de la región.
El Conteo Navideño Binacional, considerado el mayor censo de vida silvestre del mundo, se desarrolló el 13, 14 y 15 de diciembre de 2016 en 26 rutas establecidas entre las zonas de Chical (Ecuador) y Chiles (Colombia).
Las instituciones organizadoras fueron los ministerios de Turismo (Mintur) y del Ambiente, el GAD parroquial de Maldonado y de Chical, las fundaciones Altrópico y Ayuda en Acción, las asociaciones Desarrollo Campesino y Fundación Ecológica Los Colibríes Altaquer, de Colombia.
El evento reclutó a más de 300 participantes tanto nacionales como extranjeros. Entre ellos se encontraban representantes de países como Alemania, Suecia y Estados Unidos, y del Club Ecológico Cayambe. También asistieron estudiantes universitarios, clubes ecológicos y operadoras turísticas, entre otros.
La dinámica de esta actividad consiste en una carrera contrarreloj en la que los participantes deben contar o censar el mayor número posible de aves en 24 horas dentro de un área circular de 25 kilómetros de diámetro.
Se definen varios grupos que realizan la actividad que parte desde la ruta Potrerillos hasta el río Cuambí en las parroquias de Maldonado, El Goaltal, La Libertad, Tufiño, El Chical y el suroccidente de Nariño-Colombia.
Para este recorrido, un líder especialista en aves lidera a un grupo de 10 personas que apoyan con un registro fotográfico y fichaje con datos de identificación como ubicación, especie y género.
Esta vez, los grupos, equipados con ponchos de agua, botas de caucho, guías de aves del Ecuador, libretas de apuntes, cámaras fotográficas y binoculares, partieron a sus recorridos desde las 04:00.
Lograron identificar a 307 tipos de especies, entre las que destacan momoto piquiancho, frutero escamado, estrellita ventriblanca, quetzal cabecidorado y pitajo dorsipizarro.
Pedro Santistevan, coordinador de la Zonal 1 del Mintur, resaltó la importancia de la realización y difusión de este tipo de eventos, puesto que se dirigen a un segmento muy especial del turismo, que se dedica a proteger los ecosistemas y visibiliza la importancia de proyectos comunitarios. Esto es parte esencial de la campaña ‘Turismo de Sensaciones’ que lleva a cabo la institución.
Esta actividad representa un aporte no solo a la conservación de la fauna del sector, sino de su economía. A decir de Allan Salazar, habitante del sector, “estos eventos ayudan a que se reactive la economía gracias a los turistas”.
Los conteos navideños de aves se organizan desde hace más de un siglo y tuvieron su origen en Estados Unidos; la National Audobon Society es la entidad organizadora y la que guía las acciones en pro de la conservación de las aves.
En Ecuador, esta actividad inició en 1994. En esa ocasión, los participantes registraron, por primera vez, 220 especies de aves en 12 diferentes rutas, lo permitió que el país se ubique como el pionero en el conteo de aves y logre ocupar el primer lugar a escala mundial.

Fuente: El Telégrafo | ElProductor.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here