En San Gabriel y parroquias del cantón Montúfar preocupa a la ciudadanía la alteración e incremento de precios en productos alimentarios de la canasta básica familiar, como los huevos y la leche.

Según los afectados, un huevo se encuentra en las tiendas, abacerías y supermercados hasta en 0,15 centavos. Mientras que un litro de leche, que tiene marcado el precio en funda en 0,80 centavos, se expende en 0,85.

Los propietarios de los negocios advierten que los intermediarios elevan los costos que derivan en esta indetenible onda especulativa que alarma a la comunidad, más aún cuando las poblaciones de frontera sienten los estragos de la difícil situación económica que vive la frontera.

La falta de controles y la carencia de personal en la Comisaría Nacional de Montúfar no permiten un mayor control. Sin embargo, los tenderos sugieren a las autoridades dialogar con los distribuidores para frenar este tipo de abusos que afecta a los usuarios.

José Martínez, vecino del centro de San Gabriel, señala que el fenómeno no solo se produce en los negocios de la periferia sino en los ubicados en el casco central, incluso en ciertos supermercados que son los que ponen los precios referenciales.

Diferencia

En Tulcán una cubeta de huevos se encuentra entre 2,80 dólares y 3; en cambio en San Gabriel supera los 3,50. Se desconoce porqué en una ciudad intermedia como San Gabriel el valor es más alto.

Para llegar a Tulcán, los distribuidores deben utilizar 40 km más; sin embargo, en esa urbe fronteriza los valores son más bajos. Los perjudicados sugieren una reunión urgente entre autoridades y comerciantes para regular el valor.

Tanya Castillo corrobora que los valores se han incrementado, al tiempo que ha anunciado en más de una ocasión los respectivos controles. No obstante, la escalada de precios no se detiene y es el ciudadano común el perjudicado.

Habría tiendas que han sido identificadas y hasta sancionadas, paradójicamente una de ellas localizada junto a una institución de control, pero sus administradores siguen haciendo caso omiso a las advertencias.

En esta urbe carchense se desconoce sobre las funciones que cumple la Defensoría del Pueblo, que es otra de las entidades encargadas garantizar el cobro de precios justos y evitar cualquier tipo de encarecimiento.

El cobro indebido en una leche de marca genera el irrespeto en el litro de otras marcas, bajo el argumento de que los distribuidores oficiales no llegan a estos puntos de venta y deben acudir a un supermercado de la localidad donde adquieren a 0,80 centavos, y consideran que es justo ganar 0,05 centavos.

La población espera la intervención urgente de las autoridades para frenar este tipo de subida de precios, que advierten una gran dificultad para acceder a estos alimentos primordiales para la alimentación de los montufareños.

 

 

Fuente: La Hora | ElProductor.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here