Una pertinaz lluvia caída entre la madrugada y la mañana de ayer causó estragos en la zona urbana peninsular. Los habitantes de las ciudades Salinas, La Libertad y Santa Elena reportaron la acumulación de agua en calles y viviendas. Los que residen en los barrios urbanos marginales tuvieron dificultades para salir a sus trabajos debido a que las vías se convirtieron en lodazales.

Personal del Municipio de Salinas utilizó maquinaria pesada para abrir los desagües ubicados en el malecón del balneario, para que el agua empozada en la segunda y tercera avenida se vaya al mar; mientras que el personal de la Comisión de Tránsito del Ecuador tuvo que desviar la circulación vehicular para evitar accidentes.

“En Salinas ya no debe ocurrir esto, se debe construir de manera urgente un canal de gran dimensión con cajas de registros para que el agua drene de manera natural al mar”, comentó el ingeniero civil Cristian Rivera.

En el cantón La Libertad los que más padecieron fueron los estudiantes, que debieron sortear grandes charcos para poder llegar a sus instituciones educativas.

“La primera lluvia fuerte y ya nos causa problemas. A la ciudad le falta alcantarillado pluvial. Ojalá algún día las autoridades se acuerden de este tipo de obras”, comentó Magali Santos, quien acompañaba a sus hijos a la Unidad Educativa José Pedro Varela.

Por el agua anegada en las calles, varios vehículos quedaron estancados en las urbes Santa Elena y La Libertad. En la parroquia rural Ancón y en el puerto pesquero San Pablo hubo reclamos por la acumulación de lodo en las calles.

En Santa Rosa los pescadores tuvieron dificultades al desembarcar los productos del mar, debido a la gran cantidad de algas que estaban acumuladas en la arena pero que con la lluvia llegaron al mar y se estancaron en la orilla. En esa área el líquido se volvió de color negro.

 

 

Fuente: Expreso | ElProductor.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here