Las heladas y prolongadas lluvias que se registran en los últimos días en la provincia del Carchi, mantienen en alerta a los agricultores y ganaderos de esta jurisdicción. Productos característicos, como la papa, arveja, maíz, quinua, entre otros, sienten la fuerza del fenómeno.

Las temperaturas bajas han quemado los cultivos, dejando profunda desazón en los pequeños y medianos productores, que han perdido frutos que estaban a punto de ser cosechados, como explica José Chamorro, de Julio Andrade.
“Las hortalizas y pastos también han sentido los efectos del clima, lanchando importantes extensiones”, comenta Luis Rosero, cultivador de Montúfar, quien agrega que en el trayecto San Gabriel – Tulcán, desde la Panamericana, se logra avistar la destrucción de las siembras.
El pasado sábado, en el mercado Amazonas de la capital montufareña -uno de los principales centros de abastecimiento de los consumidores del sector central de la provincia-, varios productos desaparecieron de los puestos de ventas.

La mora fue una de las frutas que no fue comercializada, en medio del asombro de las amas de casa. Los comerciantes argumentaron que la ausencia se debía a las fuertes lluvias que no permiten sacar la producción desde el noroccidente carchense.

 

Preocupación

Una de las preocupaciones que ronda, tanto en los consumidores como en los comerciantes, es que varios productos corren el riesgo de encarecerse y volverse inalcanzables para las clases populares.

La variación climática está diezmando las plantaciones de patata, cebolla, tomate, frutales, arveja, entre otros. El Ministerio de Agricultura, Ganadería, Acuacultura y Pesca (Magap), evalúa las hectáreas de siembra perjudicadas en los seis cantones.

El sector lechero, que ha logrado un gran crecimiento en los últimos años en Tulcán y Montúfar, también está preocupado por el escenario agrícola, ya que la quema de pastos por las heladas, pone en apuros la manutención del ganado.

Las frías y heladas, noches y madrugadas, sumado a los fuertes aguaceros, provocan varias plagas, razón por la que los agricultores blindan sus huertos y combaten el sistemático azote que sufren las plantas.

Para Luis Játiva, pequeño agricultor de Tufiño, el temor surge por las bajísimas temperaturas que destruyen las plantaciones que están en crecimiento. Buscan algunas alternativas tradicionales para intentar salvaguardar la producción en peligro.

Las heladas más sentidas se registraron las madrugadas del domingo, lunes y martes. Játiva advierte que otra helada acabaría con los pocos productos que no han sentido la fuerza de las temperaturas que llegan hasta los dos grados.

 

Fenómeno

Santiago Ibujés, director provincial del Ministerio de Ambiente (MAE) en Carchi, sostiene que los episodios de la Niña, al igual que el fenómeno de El Niño, producen cambios a gran escala en los vientos atmosféricos sobre el océano Pacífico.

“Incluye -dice Ibujés- un incremento en la intensidad de los vientos del Este en la atmósfera baja, sobre la parte oriental del océano Pacífico en Sudamérica. A esto se une la incidencia del calentamiento global, producido por el ser humano en sucesos meteorológicos como las fuertes lluvias que afectan a Colombia y Ecuador”.

El Instituto Nacional de Meteorología e Hidrología ha señalado que las lluvias tienen mucho que ver con el fenómeno de La Niña, que está afectando a Colombia y al norte de Ecuador, situación que ha sobrepasado los valores normales.

 

 

Fuente: La Hora | ElProductor.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here