Las primeras lloviznas han comenzado en parte del Litoral ecuatoriano, pero aún no alcanzan los niveles que esperan algunos poblados agrícolas para iniciar sus sembríos de invierno y otros que dependen del líquido para los reservorios.

En poblados del norte de Manabí como El Carmen, Flavio Alfaro y Chone se registraron el viernes pasado las primeras precipitaciones intensas; sin embargo, desde ese día no se han tenido reportes de lluvias de la misma magnitud.

Johan Loor, coordinador zonal 4 de la Secretaría de Gestión de Riesgos (SGR), no descarta que en los días posteriores se presenten lloviznas en puntos focalizados.

Pero el surgimiento de precipitaciones en el norte manabita contrasta con lo que se evidencia en el sur de la provincia. En el cantón Olmedo incluso se ha declarado la emergencia por déficit hídrico.

Jacinto Zamora, alcalde de Olmedo, señaló que debido a la falta de agua y porque prácticamente el río Puca se ha secado no se han podido llenar los reservorios de tratamiento de agua. De allí que se tomó la decisión, a través de la empresa pública de agua potable, de llevar el suministro de agua en tanqueros desde Santa Ana.

Diariamente se transportan 18.600 galones de agua para nutrir a los tanques reservorios, que luego del tratamiento se los deriva a la población.

En el sector agrícola también hay inquietud por la falta del líquido, puesto que unos esperan que llueva para usar el agua en sus labores.

Mientras, en Portoviejo se han registrado en los últimos días temperaturas que sobrepasan los 30 grados. Carlos Mina, técnico del Inamhi en Portoviejo, indicó a la prensa manabita que el martes 3 de enero se tuvo un registro de 35,2 grados centígrados, mientras que el miércoles marcó 33 grados.

El Instituto Nacional de Meteorología e Hidrología (Inamhi) ha señalado que las altas temperaturas registradas, que también se han sentido en Guayas, son propias de la llegada del invierno.

Desde los últimos días de diciembre y los primeros de enero se han registrado pequeñas precipitaciones en El Oro.

En Santo Domingo de los Tsáchilas, en cambio, se hace un monitoreo de lluvias. Para este invierno se espera que la media invernal llegue a 180 milímetros cúbicos.

Walter Molina, geólogo del Gobierno Provincial, expresó que con el monitoreo se busca levantar un control y seguimiento permanente de la pluviosidad de la región. “Se esperan lluvias por debajo de la media para cada sector”, dijo el funcionario.

Este seguimiento se realiza a parte de la vía Alóag-Santo Domingo, especialmente las zonas donde se han reportado deslizamientos cerca de la parroquia Alluriquín. Al momento no se han presentado desprendimientos de taludes, pues en la zona afectada se construyeron terrazas con caña guadúa, que ayuda a filtrar el agua que es evacuada por canales.

En la zona fronteriza, la noche del miércoles se reportó un deslizamiento de tierra ocasionado por las lluvias, en Puente Palo, en la vía que une las parroquias fronterizas de Colombia y Ecuador, Tufiño, Maldonado y Chical, en Carchi. Como alternativa se aconsejó la ruta Chical-El Carmen-San Juan de Lachas.

 

Fuente: El Universo | ElProductor.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here