Las primeras lluvias caídas en Manabí y específicamente en el norte generan aliento no solo para los dueños de casi un millón de reses existentes en toda esta provincia, pues la falta de agua sobre todo en el último trimestre del 2016 ha generado que el ganado pierda peso y la producción de leche baje.

En los mercados de Portoviejo los clientes “huyen” tras conocer el precio del queso, según Rocío Cedeño, vendedora del derivado lácteo en el mercado 1 de esta ciudad.

Ella indicó que hace dos meses el queso fresco tenía un valor que oscilaba entre 1,80 y 2 dólares la libra, pero ahora el mismo peso de queso se lo vende en 2,70 dólares; mientras que el queso duro se lo comercializa entre 3 y 3,25 dólares cuando hace dos meses estaba en 2,50 dólares la libra.

Para Richard Manzano, dirigente de comerciantes de la calle García Moreno, el problema de escasez de agua y pastizales se agudizó luego del terremoto, pues algunos afluentes se perdieron tras el agrietamiento de la tierra, algo que también aseguraron autoridades.

En promedio en Manabí se producen unos 700 mil litros de leche diarios, pero por el déficit hídrico del último trimestre esa cifra disminuyó hasta en un 30%.

 

 

Fuente: El Universo | ElProductor.com

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here